Hiroyuki Arakawa besando a Yuriko

La amistad de Hiroyuki Arakawa y Yuriko comenzó hace 25 años cuando Hiroyuki Arakawa buceaba y encontró herida a Yuriko, una hembra pez de la especie sargo asiático también llamado «cabeza de oveja», en las aguas del Parque Submarino de Hasama. La rescató, le curó sus heridas y le dio de comer hasta que sanó y la devolvió al mar. Hiroyuki Arakawa tiene 79 años y es el encargado de vigilar el Santuario Sintoísta Torii ubicado bajo la superficie de la bahía de Tateyama muy cerca de Japón, guía a los turistas que quieren visitarlo y atiende.

La amistad de Hiroyuki Arakawa y Yuriko no es algo habitual. Los peces no suelen relacionarse con las personas y menos dejarse tocar por ellas. Hiroyuki Arakawa para poder acceder al Parque necesita un tanque de aire y su equipo de buceo. Acude todos los días y en el momento que lo ve llegar, Yuriko se acerca y juega alrededor de él, mientras Hiroyuki Arakawa se ocupa del santuario. Siempre le da un beso como bienvenida

Arakawa, a pesar de su edad, sigue realizando su trabajo y acude ilusionado a su cita con Yuriko que le espera. Comparten unos sentimientos entrañables que dejan asombrados a quienes tienen la oportunidad de verlos.

Deseo que ambos vivan durante mucho tiempo para evitar el sufrimiento que supondría la pérdida de uno de ellos.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: