comunidad

AMISH

¿Quiénes son los Amish?

Los Amish proceden originalmente de Alemania y la región germana de Suiza. Emigraron hace varios siglos hacia Estados Unidos, donde se aposentaron en diferentes Estados. Su Iglesia es una diversificación o separación de la Iglesia Evangélica. Sus costumbres se remontan a sus principios en los siglos XVII y XVIII.

Se trata de una comunidad compuesta por personas sencillas, humildes y trabajadoras. Los componentes se caracterizan por su vestimenta al estilo obrero de color gris; mientras los hombres llevan pantalón largo oscuro, una camisa gris y unos tirantes, una barba larga sin bigote y el peinado circular, las mujeres llevan un vestido largo, el cabello largo y recogido y un pañuelo en la cabeza.

comunidad

Los Amish viven en el campo en las afueras de las ciudades y trabajan a diario en las granjas cultivando prácticamente todo alimento que necesitan para vivir ellos mismos. Todas las mujeres saben coser, pues ellas mismas cosen y arreglan la ropa para su familia. La comunidad de los Amish viven en la Comunidad como en una gran familia. Acostumbran ayudarse entre sí y son muy unidos. Cuidan de los enfermos y ayudan económicamente a aquellos de pocos recursos.

Las personas que forman parte de esta comunidad se diferencian fácilmente por su físico, pero también por su estilo de vida un tanto diferente del mundo moderno. Ellos mismos elaboran todo lo que necesitan. No tienen luz eléctrica dentro de sus casas, ni teléfonos de ningún tipo, ni televisor ni automóviles. Viven desconociendo la tecnología y utilizan para moverse los carros tirados por caballos. Las esposas son sumisas y obedientes de sus esposos llevando el hogar de forma impecable y los hijos son criados a su usanza y creencia acatando todas las normas prescritas de los Amish. Prácticamente viven como sus antepasados desde hace siglos. Si visitáramos un pueblo Amish, podríamos creer que el tiempo se ha quedado parado desde hace muchos años.

comunidad

Se podría decir que llevan una vida sencilla y saludable, ajena a todos los problemas y el estrés que ataña actualmente al mundo moderno. Desconocen las guerras, el odio o las enfermedades. Problemas como el paro o necesidades económicas no existen entre ellos.

Los Amish son guiados por los ancianos, una clase de obispos, que imponen las normas de cada comunidad. Son muchas las normas que han de seguir y cumplir a rajatabla. No obstante, estas normas no se basan en la Biblia, sino son reglas que determinan su forma de vivir e imponen lo permitido y lo prohibido. Viven según la ORDNUNG, palabra alemana que significa ordenanza. Para ellos es muy importante cumplir dichas normas para no ser expulsados de la comunidad y así convertirse en repudiados y desprotegidos. Esta ordenanza tiene más importancia que la misma Biblia.

Hablando de la Biblia, la siguen leyendo en el alemán antiguo, aunque la mayoría de los Amish ya no entienden alemán, sino hablan y entienden el inglés. La leen por leerla, nada más. Pero no la entienden y, por ende, desconocen su contenido. De ahí, son varios los miembros que han cuestionado la imposición de las reglas, muchas de ellas absurdas y no entienden por qué no deben leer la Biblia en inglés. Sienten la necesidad de anteponer a Dios a su Comunidad, lo cual crea un grave conflicto. Por un lado, el mundo Amish es todo cuanto conocen. Nacieron en esta comunidad y se criaron ahí. Es su familia y todo cuanto conocen y tienen. Por otro lado, no están de acuerdo con algunas de las normas impuestas por sus pastores.

Muchos son los que se han salido para comenzar una nueva vida, aunque algunos han regresado, porque no soportan vivir alejados de sus familias. En este aspecto existe una gran presión en aquellos que cuestionan dichas normas.

Su estilo de vida es un perfecto ejemplo de la suplencia de una necesidad del ser humano como un ser social y la ausencia de otra necesidad, el conocimiento y la práctica de una religión. Anteponen las reglas del hombre a la existencia divina. La lucha entre los sentimientos, las emociones, y la razón para aquellos que se atreven a cuestionar la ordenanza, mientras otros, por costumbre y desconocimiento de otra vida, simplemente viven su vida de la manera que les enseñaron y fue impuesta.

Viven según su propio código ético siguiendo desde hace siglos una tradición sin cuestionarla. ¿Viven un tiempo de cambio?

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: