"UN amigo en la vida es mucho. Dos son demasiados. Tres son imposibles". Estas palabras de Henry Brooks Adams hacen ver una gran realidad: Tener por lo menos un amigo verdadero es un gran tesoro difícil de encontrar. Por otra parte, hay quienes prefieren andar en la vida sin tener amigos; hasta es considerado una pérdida de tiempo, o sencillamente no están dispuestos a invertir en una buena amistad.

   Lo cierto es que tener amigos verdaderos no debería ser opcional. La naturaleza humana es esencialmente gregaria, así que es parte de nuestra esencia, confraternizar con otros. El no hacerlo es lo que está llevando a nuestra sociedad en una carrera de autodestrucción de todos contra todos.

   Pienso que la naturaleza tiene mucho que enseñarnos sobre el valor de la amistad. Los árboles que crecen juntos generalmente resisten mejor los temporales que los árboles solitarios. Si comparamos el ecosistema de un árbol solitario con el de un bosque o jardín, seguramente diríamos uqe este último es más atractivo, además de beneficiar a una gran cantidad de formas de vida. Los peces y la aves que trabajan en grupo tienen mejores resultados. 

   Un antiguo sabio dijo: Mejores son dos que uno. Investigaciones científicas han andado detrás de aquello que proporciona mayor felicidad al ser humano. Se ha comprobado que una vez que se logra cubrir las necesidades básicas, el aumento de las riquezas, posesiones, fama o poder no aumentan la felicidad. Los estudio han dado como resultado que lo que más influye en ser felices es cultivar amistades verdaderas.

  Sólo se pueden conseguir buenos amigos, si uno mismo es un buen amigo. La amistad verdadera está basada en la honestidad, en la sinceridad, en el respeto, en el compromiso y, sobre todo, en el cariño y admiración del uno por el otro. En este asunto uno debe preguntarse si es responsable, honesto, respetuoso y bondadoso en el trato con los demás y con uno mismo.

   Los buenos amigos suman alegrias y restan las tristezas. Es por eso que hacen tanto bien a nuestro bienestar emocional. Se sabe muy bien que el amor es la mejor de las medicinas. De hecho, una persona que tenga buenos amigos se suele recuperar mejor de una enfermedad que aquellos que son solitarios. Podrán haber desepciones, pero nunca nos causarán el daño emocional y mental que ocasiona no tener amigos.

Los amigos nos dejan hermosos recuerdos que enriquecen nuestra vida

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: