AMBULANCIAS DE URGENCIAS al servicio de todos nosotros.

Peñón de Ifach

Villa de Calpe, Peñón de Ifach, en la Costa Blanca.

AMBULANCIAS DE URGENCIAS en Calpe, lugar de gran belleza paisajística y destino turístico de sol y playa que hacen del Peñón de Ifach el símbolo por excelencia de este pueblo marinero cuya imagen está en todas las postales turísticas del mundo.

Las aguas azules de esta mediterránea bahía, nos ofrecen diariamente la contemplación de las coloridas embarcaciones de pesca y sus tripulaciones de a bordo, rumbo a los caladeros de alta mar dejando tras la popa la típica estela de espuma blanca al pasar por la bocana del puerto. 

La Roca de Calpe

La protagonista de esta historia se lanzó al vacío desde la cumbre del Peñón Ifach quedando colganda de la lona del parapente en un saliente de la pared empujada por una ráfaga de fuerte viento. Saltó a la nada desde 337 metros de altura en busca de la libertad de volar como los cormoranes y las gaviotas y de aterrizar después del vuelo en un lugar sereno y tranquilo. En aquellas afiladas paredes sudorosas de salitre y de aristas puntiagudas fue a dar con la tela azul y con sus huesos.

Esta es la crónica de uno de los rescates más impactantes y audaces (no apto para cardiacos) de los últimos decenios en la provincia de Alicante y, probablemente, de España.

Suena la llamada de urgencia en la base de guardia. 

Domingo, 4 de abril de 2011. La brusca llamada del móvil suena estridente y repetitiva en la tranquila base de Calpe donde mi compañero y yo estamos de guardia. La agradable voz de la teleoperadora del Centro de Urgencias -CICU- nos pasa el aviso de alerta y nos facilita los datos del lugar donde se ha producido la emergencia. Nuestra respuesta es inmediata. En menos de dos minutos estamos movilizados y arriba de la ambulancia. Con el dinamismo propio del instante el equipo del S.V.B. cruza las calles y avenidas con destellantes luces giratorias y un arsenal de sirenas ululando que advierten de nuestra presencia al resto de conductores.

Ante ese alarde tan llamativo de paso prioritario ( que no preferente) los vehículos se apartan como pueden mientras la ambulancia los adelanta a veces rectilíneamente a veces zigzagueante en medio del denso tráfico y con todas las precauciones. Son momentos de gran emoción de pura adrenalina varonil donde tener el control es absolutamente necesario para dominar las circunstancias antes de que surja el suceso imprevisto. Una serena calma me posee mientras dejamos atrás las filas de coches. Tengo los cinco sentidos en acción para que ningún conductor desprevenido pueda causarnos un accidente. Mi cerebro sabe lo que tiene que hacer y lo hace guiado por mi pensamiento positivo. Es una emoción maravillosa conducir una ambulancia de urgencias.

Ambulancia de urgencia

Contrariamente a lo que se piensan algunas personas una "Ambulancia de Urgencias" no es un Fórmula I ni un automóvil de Carreras de Rallys. Es un vehículo de los "Servicios Sanitarios" con una grandiosa misión la de atender a nuestro semejante en cualquiera de sus apuros de salud o de cualquier accidente que ponga en riesgo su vida o su integridad personal. Para eso estamos. Para llegar sanos y salvos al lugar de la emergencia y hacer todo lo posible por aliviar el sufrimiento de los implicados en los casos de gravedad.

Vamos de urgencia

El equipo desplazándonos al lugar del accidente.

Desde el avíso hasta nuestra llegada al lugar no han pasado más de unos breves minutos. Los servicios de la Policía Local y de la Guardia Civil ya están en el sitio y han acordonado la zona para que los equipos de rescate puedan trabajar sin impedimentos de curiosos y están recabando toda la información que pueden para ponerla de manera instantánea en manos de los responsables del Grupo de Operaciones Especiales de Rescate. El helicóptero de INAER aparecerá en el cielo brumoso como un pájaro amarillo cruzándolo velozmente. 

Visión de la parapentista colgada a 200 metros de altura. 

Parapentista

Operación espectacular de los equipos de rescate.

Aunque estemos acostumbrados por nuestro trabajo diario siempre en situaciones extremas la frecuencia cardiaca acelera su sístole y diástole. Es normal. Todo está previsto y bajo control. Somos dueños de nuestras emociones de lo contrario no podríamos hacer el trabajo que hacemos.

Mi compañero y yo tenemos los ojos clavados en la pared y hemos localizado a la mujer gracias a la gentileza y los prísmaticos de un Guardia Civil. Vemos que se mueve. Sin embargo un grave problema puede complicar mucho las cosas e incluso hacer peligrar la integridad física de la parapentista estrellada en la cara de la roca.

Se trata del llamado sindrome del arnés o "shock ortostático" del que se puede fallecer por parada cardiorespiratoria. Y eso era lo que más preocupaba a los grupos de rescate. ¡Querían salvar una vida  no bajar con un cadáver!

Aquí tienen las imágenes  de este electrizante rescate.

Operación de rescate

 Bomberos de Benidorm y Elda organizan la operación de rescate.

Parapentista

Con la vida pendiente de un hilo. Drama en el aire.

ya está aquí

Llegada del helicóptero de INAER con el equipo de rescate.

¡Ya llega el helicóptero medicalizado! Su visión es sobrecogedora. Recuerdo aquellos momentos con una emoción electrizante. Sobre el horizonte una niebla grisácea se extendía como un vaporoso velo del que surgió un diminuto punto oscuro que aumentaba de tamaño. El poderoso zumbido de los rotores estremecía la atmósfera. La aeronave propulsada y sustentada en el aire por las palas giratorias se fue acercando al lugar donde con tanta impaciencia se le esperaba.

El graznido de las gaviotas se fue apagando ante el ruido creciente de los potentes rotores. Me vinieron a la mente algunas de las escenas de la película Apocalipsis Now con los helicópteros saliendo de la jungla en medio de ese imponente ruido que todo lo hacía vibrar. Y así de aquella opacidad variable de colores tristes y grises surgió veloz el helicóptero de rescate que cual flecha amarilla atravesaba el cielo. El suspense se apoderó de todos.

Preparativos

Minuciosos preparativos antes de elevarse hasta la cumbre.

Rescate Calpe

El helicóptero elevándose ante la muchedumbre.

Peñón de Ifach

Rescate

El bombero de amarillo llega a la mujer atrapada. 

El equipo de escaladores llegan hasta la mujer. "Hola".., les dice.

Un equipo de bomberos escaladores se apresuran a subir por aquellos peligrosos riscos de piedra. Y más que hombres parecían monos por las facultades que demostraban al escalar aquella mole lisa y vertical sin apenas donde agarrarse. Su escalada fue una carrera contrareloj e hicieron un esfuerzo sobrehumano por llegar cuanto antes al lado de la parapentista. Yo llegué a pensar si al igual que las salamandras tendrían ventosas en los veinte dedos. La escalada estuvo llena de suspense y de dramatismo. Resultaba increíble ver al bombero de amarillo y a sus compañeros escaladores como se enfrentaban a la penosa subida y el esfuerzo titánico que estaban haciendo por llegar cuanto antes al lado de la mujer. Estoy seguro que un equipo de chimpancés montados en cabras no llegan antes que ellos. Fue espectácular unas escenas que jamás olvidaré. 

Cuando por fin llegaron al lado de la mujer la descolgaron de los arneses y la anclaron a la ladera y, entonces,  el potente rotor empezó a girar y a retumbar y el helicóptero se elevó ante nuestra presencia para iniciar  el  rescate a unos 350 metros de altura sobrepasando el Peñón, y quedándose estático a semejanza de un halcón que vigila su presa, mientras un bombero desciende a través de un cable de acero bajo la atenta supervisión del especialista de la grua cuya sangre de reptil nos deja con bradicardia. 

Descenso

Estamos boquiabiertos ante este descenso de película.

Descienden

Peñón de Ifach

Rescatador y rescatada

Mientras descienden hago estas instantáneas con el móvil.

A salvo

¡Ya es nuestra! En volandas la pasamos de los brazos del bombero rescatador a la camilla para ser atendida con urgencia por médico y enfermero. Entonces la multitud reunida estalla en un ruidoso aplauso y prorrumpen en vítores de júbilo hacia los equipos de rescate. Un momento muy especial y conmovedor que ya es parte de nuestra historia. Las lágrimas empañan mis ojos.  Lo mismo que el encuentro del marido y ella al que acaban de rescatar también. Los medios de comunicación dan la noticia en todas las cadenas nacionales. 

La apoteósis ya la tenemos en nuestros brazos. ¡Qué alegría!

A salvo

Abriéndonos paso entre la multitud el SOPORTE VITAL BÁSICO de Calpe traslada a Anna hasta el hospital de Dénia. Felices del desenlace de hoy ella va contándole a mi compañero el por qué se estrelló contra las rocas. En el salto al vacío un brusco golpe de viento giró el parapente y fue revoloteando hasta engancharse en un providencial saliente a más de 200 metros de altura del suelo. La lona azul del parapente quedó cogida sin romperse a la roca. De no haber pasado lo que pasó esta historia sería otra. Lloró y rió y supo que había salvado la vida milagrosamente y, por qué no decirlo, gracias también a su pericia y fortaleza mental.

Final Feliz

En cuanto a nosotros seguimos haciendo nuestro trabajo en una ambulancia de urgencias. Cada día nos enfrentamos a nuevos retos que siempre tratamos de superar. La verdad es que nuestro trabajo es fascinante. La suma belleza de la atención sanitaria llena por completo nuestros espíritus. Adoro trabajar en una Ambulancia de Urgencias.

Fotos de:
Propias y algunas también de lasprovincias.es;diarioinformacion.com, levante-emv.com y www.playa-apartamentos.com.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: