amaxofobia

AMAXOFOBIA O MIEDO A CONDUCIR

   Amaxofobia es el nombre que se le da al miedo irracional y paralizante que produce a algunas personas el hecho de conducir un vehículo. La palabra procede del griego antiguo en el que άμαξα(ámaxa) significa carro. La amaxofobia tiene diversos grados de intensidad, puede ser leve y sólo en el momento de sentarse al volante la persona nota que le sudan las manos y que no se siente del todo bien, pero también hay casos más severos en los que las personas padecen crisis de ansiedad y de pánico y tienen pesadillas desde varios días antes de la fecha en que deben conducir el vehículo.

   También hay modalidades en que personas que en principio no parecen tener miedo a la conducción, padecen verdadera amaxofobia en situaciones concretas. Por ejemplo, si mientras conducen aparece un tramo cubierto de niebla. O si tienen que atravesar un puente. O si en el trayecto se presenta una cuesta empinada. También es frecuente esta fobia si tienen que conducir entre dos camiones. O si llevan niños en el coche, por citar algunos ejemplos. También hay personas muy sueltas al volante durante el día, pero totalmente incapaces de conducir por la noche.

amaxofobia

   Las causas de la amaxofobia suelen estar relacionadas con vivencias anteriores, lo más habitual es que la persona que la padece haya tenido relación con algún accidente de coche, o bien estando presente, o bien habiendo perdido de esa manera a un ser querido. Es frecuente que la persona que padece amaxofobia visualice escenas de accidentes mientras está al volante, que le pueden causar miedo,  temblores, ansiedad y un profundo malestar mientras conduce. Otras veces la causa no se relaciona con experiencias anteriores sino con la falta de seguridad en uno mismo a la hora de conducir.

   Los conductores que padecen amaxofobia no tienen ningún síntoma cuando es otra persona la que conduce. No es el viaje en coche lo que les causa miedo y rechazo, sino el hecho de conducir. También hay personas afectadas de amaxofobia que ven sus síntomas reducidos casi a cero cuando van acompañados de otra persona que también tiene carnet de conducir.

   Según un estudio realizado por la Fundación Mapfre, siete millones de conductores españoles padecen algún grado de amaxofobia, lo que significa una tercera parte de las personas con carnet de conducir. La mayoría son casos de baja intensidad, pero un 6% son de intensidad muy severa y han tenido que abandonar totalmente la conducción y viajar en el coche de otras personas o en transportes públicos.

amaxofobia o miedo a conducir

Se puede superar la amaxofobia o miedo a conducir

   La amaxofobia por lo tanto puede ser incapacitante y afectar a diversas facetas de la vida de los conductores que la padecen. La persona amaxofóbica puede perder relaciones sociales, oportunidades de trabajo, actividades de recreo, o casos específicos como una emergencia en la que haya que transportar a un familiar o amigo a un hospital. Por todo ello es importante intentar superar la amaxofobia. Cuando se va a conducir, es aconsejable sentarse cómodamente ante el volante, respirar hondo, y concentrarse en la conducción, intentando alejar de la mente cualquier otra idea o imagen.

   Si uno mismo no se ve capaz de relajarse ni dominar la amaxofobia, lo mejor es ponerse en manos de algún profesional, normalmente un psicólogo, que personalizará cada caso según el origen y la intensidad. El profesional le ayudará por medio de las terapias más adecuadas, analizando las causas de su amaxofobia y proporcionándole técnicas para superarla y lograr que pueda conducir con normalidad.

amaxofobia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: