sentimiento

Amargura

¿Qué es la amargura?

Según la Real Academia Española, la AMARGURA se define como AFLICCIÓN o DISGUSTO.

¿Cómo llegamos al estado de la amargura?

Cada persona mantiene unos deseos, metas y propósitos a lo largo de la vida e intenta obtener resultados positivos a través de su acción de realizarlos. Sin embargo, los resultados no siempre son lo que uno espera, malogrando así lo esperado. Ante la negativa de conseguir lo que deseamos, nuestra primera reacción es la frustración. En ocasiones, puede haber un intento fallido, no obstante nos volvemos a levantar, intentamos de nuevo realizar nuestras metas y conseguimos lo que anhelamos. Ahora, si obtenemos varios resultados opuestos o creíamos firmemente en realizar una meta, la teníamos por segura y, sin embargo, el resultado esperado no llega, la frustración puede convertirse en amargura, que sería el siguiente paso, una frustración mucho más profunda.

La amargura es un estado emocional que comienza por la frustración de un deseo no cumplido y se convierte en un sentimiento profundo de estrés, baja autoestima, tristeza, ansiedad, rabia…un conjunto de sensaciones negativas que puede llevar a la persona amargada a decaerse por completo y a jugar con pensamientos de suicidio en casos extremos. Para evitar pasar por todas las etapas que llevarán a la persona amargada hasta el extremo de querer terminar con su vida, es importante detectar a tiempo el estado de la amargura.

sentimiento

¿Cómo detectar la amargura?

Debemos analizar primero nuestros sentimientos y pensamientos. La amargura se sostiene por lo siguientes:

  • Tristeza
  • Frustración
  • Resentimiento
  • Angustia
  • Estrés
  • Rabia
  • Agresividad
  • Baja auto estima
  • Sin motivación alguna
  • Pensamientos de suicidio
  • Otros pensamientos negativos y destructivos

La amargura es una carga enorme para nuestra salud, impide que seamos felices y que podamos seguir adelante con nuestra vida.

Pasos para combatir la amargura

El primero paso es reconocer el problema, reconocer que padecemos la amargura. Este paso incluye el analizar nuestra situación y averiguar qué es lo que nos hace sentir amargados. Así que debemos preguntarnos: ¿Qué nos llevó a este estado? ¿En que hemos fracasado? ¿Cuál es el origen del sentimiento?

El segundo paso, tras haber averiguado el origen del sentimiento, consiste en dar respuesta al fracaso que nos llevó a la amargura. Si el origen de nuestro sentimiento es el de no haber obtenido el resultado esperado en un deseo o una meta que hemos intentado conseguir, debemos analizar cuál eran los pasos que hemos seguido para realizar nuestro deseo para después, a su vez, analizar en qué hemos fallado. Tal vez no hemos adoptado la actitud correcta o no hemos seguido los pasos apropiados en el primero intento. Cuando encontremos la respuesta, podemos pasar al siguiente paso.

El tercer paso se basa en volver a actuar para realizar nuestro deseo. Consideramos tropezar y caer un fracaso y aunque es cierto que el ser humano es el único animal que tropieza dos veces por la misma piedra, debemos tener en cuenta lo que dijo en su día un escritor muy sabio: la victoria no consiste en no caer nunca, sino en levantarse cada vez que nos caemos.

sentimiento

Resultado

Por lo tanto, debemos ser realista, analizar la situación y adoptar una actitud positiva. Nada es imposible. Podemos conseguir todo lo que nos proponemos, hasta lo más difícil. Simplemente, a veces tardamos un poco más de que quisiéramos. Eso nos enseña que no hemos empezado con buen pie, que debemos cambiar nuestra actitud y tener paciencia, a la vez que debemos seguir activos y no caer jamás en la pasividad. Mediante la pasividad nunca obtendremos nada bueno. Solo la acción con fe, confianza y voluntad nos llevará al éxito que cada persona se merece.

Si acompañamos la actitud positiva con técnicas de relajación y bajamos un poco el nivel de la auto exigencia, seguramente obtendremos el resultado merecido.

Tenemos dos opciones:

  1. Seguir toda nuestra vida amargada y así nunca conseguir nada o
  2. Cambiar nuestro estado y situación para realizar todo lo que deseamos.
¿Qué camino escogerás?
La Biblia también nos puede ayudar a entender la amargura y de combatirla.

sentimiento

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: