¿AMAR QUÉ IMPLICA? Es interesante determinar si se ama por decisión o por sentimiento, ya que como cristianos debemos ver el Amor a la luz de los ojos de Dios, y  de los hombres.  Nuestra vida se centra en esta gran realidad:  Amar y ser amados.  Esta gran realidad nos produce momentos de alegría y tristezas.  Lo que implica en sí un conjunto de sentimientos.

Tal y como expresamos en el párrafo anterior, este gran ahnelo de amar y ser amado nos produce una mezcla de emociones que nos llevan a soñar, vivir en las nubes, estar alegres y contentos.  Sin embargo, con esa misma realidad con que experimentamos momentos de emociones agradables, nos vemos sumidos en momentos de tristeza, productos del amor.  Experimentamos momentos de oscuridad, soledad, desesperación; inclusive odio.   Como dicen:  "del amor al odio, solo hay un paso".  ¿Será esto cierto? O es que lo que llamamos amor, muchas veces no es en realidad amor, sino capricho, etc.

A los luz de Dios el Amor es primero que todo el mismo.   Es decir: "Dios es Amor, (1 Juan, 4,7-8).  ¿Podemos negarlo, cuando el ha dado su vida por nosotros? El nos pide que nos amemos unos a otros.   A los ojos de Dios amar significa ser paciente,  servicial, hulmide, perdonar, soportar, comprender, esperar, no se alegra con las injusticias, etc.  Todo este amor cristiano se explica en el Nuevo Testamento, en Primera de Corintios, Captítulo 13.  

Al llevar esta realidad a los ojos de los hombres, se complica todo, ya que este cúmulo de emociones y sentimietos  es parte esencial de nuetra humanidad.  Entoces:  ¿Cómo podemos amar a luz de la voluntad de Dios?  Requiera paciencia, humildad, toleranccia y perdón.  Es por eso que Amar es una decisión y no un sentimiento, ya que nuestras emociones nos llevan a devolver mal por mal.  En resumén: AMAR IMPLICA PERDONAR  Esto significa que no debemos ser tontos, ni perder nuestra dignidad. Dios para demostrar que nos amaba tuvo que dar su vida.  Se entregó todo, se dio todo.  Me diras: Ah, pero Él es Dios, asi quien no. Sin embargo Él nos dio prueba de su lucha como hombre al experimetar en carne propia la "tristeza de muerte" en el Huerto de Los Olivos.  Jesús decidió entregar su vida para nuestra salvación.  Decidió hacer la voluntad del Padre Dios.

No nos engañemos, nadie le nace perdonar.  Cuando perdonamos amamos como Dios.  Es por ello que en nuestras oraciones pidamos por los que nos hacen daño, siendo honestos y sinceros con Dios.  Es decir, reconociendo que no nos nace perdonar, que quisieramos devolver el mal que nos hacen con mal, pero que a pesar de todo le pedimos por esa persona.  Este tipo de oración la he experimentado y sinceramente con el tiempo Dios sana las heridas de mi corazón.

 Para finalizar: Decidamonos Amar, perdonando a nuestro hermano.

 

Autor:  Anónimo

Dios decidió Amar

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: