El amante japonés de Isabel Allende es una novela de leer para entretenerte las tardes de verano y no volver a leer. No está a la altura de los primeros libros de esta famosa escritora. Aún así, merece la pena ser leída porque Isabel Allende nos presenta en ella unos personajes entrañables.

Los personajes que más me gustaron fueron los de las dos protagonistas. Por un lado tenemos a Irina, una joven moldava que va a trabajar a una residencia de ancianos de San Francisco. Por otro lado tenemos a Alma, la anciana de la que más amiga se hace. Alma le irá contando su vida, como tuvo que dejar Polonia y a su familia cuando era una niña por culpa de la invasión de Hitler. A partir de ahí, alma iniciará una nueva vida en América con unos tíos. Tendrá que vivir el rechazo de los estadounidenses hacia los japoneses a partir del bombardeo de Pearl Harbour. La pobre alma se enamoró de un hombre equivocado. Suele pasar. Por eso le tocó sufrir más.

La novela es bastante culebrón rosa. No te acaba de enganchar, pero tampoco la puedes aparcar en una estantería sin acabar su lectura. Isabel Allende inventa continuamente nuevos secretos en el pasado de Irina y Alma, un pasado en el que no faltan amantes, sobre todo un amante importante.

Os la recomiendo como lectura para esas tardes de vacaciones. El amante japonés se está vendiendo muy bien. Isabel Allende es una escritora famosa. Es una pena que esta nueva novela suya no tenga la calidad de las primeras novelas con las que nos entusiasmó a sus seguidores.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: