AMA TU SOLEDAD, NO LA ENCADENES.

Los seres humanos disfrutamos de nuestra soledad, esa que nos lleva a pintar, escribir, dibujar, componer, meditar, etc.; pero lo que nos aterra es el hecho de permanecer solos, sin encontrar a aquella persona con la que puedas compartir momentos de “soledad mutua”.

Hasta la más fría de las personas siente temor a envejecer, sin haber encontrado el compañero con el cual hacer el viaje de una vida futura, y porque no, eterna.

Muchas veces, nos abruma ese miedo de no encontrar al hombre o a la mujer perfecta, y es ese temor el que nos lleva a elegir de manera errónea. Es aquí donde se complica todo, pues muchas veces esa persona que te quiere, no es la que quieres; y a quien tú quieres, no te quiere de la misma forma. Es por esta “cadena del amor” que muchas parejas fracasan. Muchas personas por el miedo a estar solas aceptan iniciar algo con alguien a quien no aman; pero como se sienten tan queridas y protegidas por ese ser, creen que el amor de un solo lado es suficiente para que su relación de pareja tenga éxito, ¡error!, el amor debe ser mutuo y casi de la misma intensidad, pues esta “cadena” es tan fuerte o débil como tú la hayas elegido.

Actualmente, me encuentro en esta disyuntiva; pues tengo una amistad que dice quererme mucho, y que está dispuesto a permanecer a mi lado, formar una familia y envejecer juntos; pero aunque yo sepa que es muy bueno, no creo que sea justo para él que el amor venga solo de su lado y no del mío. Cometería un grave error el aceptar tener una relación de pareja con él, ya que mi “cadena” sería demasiado débil, y cabe la posibilidad que en un futuro no muy lejano, encuentre alguien con quien realmente me sienta identificada en todos los aspectos, y surja una química inevitable que me pueda llevar a la infidelidad. Hecho que marcaría a la otra persona con sufrimiento y heridas difíciles de sanar. Por otro lado, quizás él sienta que el tiempo se le agota, y quiera forzar una relación a la que yo, en definitiva, no le veo futuro alguno, solamente por el hecho que él no quiera estar solo. Ese es un pensamiento egoísta.

El amor no es cuantitativo, no tiene precio, no es un producto que encuentres en una estantería. Es un sentimiento muchas veces sin sentido, y algunas pocas con él. No puedes obligar a que alguien te quiera o te ame, ni tampoco decirle que deje de sentir. La única verdad es que no existe una fórmula con la que puedas inventar el amor o desvanecerlo; ya que éste nace sin obligación.

Si estás pasando por una situación parecida, en la que amas y no te aman, te propongo que te centres en ti, y que dejes que el tiempo te presente aquella persona que te amará con la misma fuerza que esperas. No construyas una “cadena del amor” con eslabones de plástico, construye una “cadena del amor” con eslabones de acero, en donde tu corazón y el de tu pareja estén unidos tan fuerte que los obstáculos no la rompan. Por el momento, disfruta de tu soledad y ámate que eso también se llama AMOR.

CJAT

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: