ALUMNOS "RETRASADOS MENTALES" Y NIÑAS "SIN INTERÉSES":

LAS BARBARIDADES hacia los alumnos y alumnas DEL TEMARIO DE OPOSICIONES

Soy profesora, recién graduada, y con 22 años ya tengo mis primeras oposiciones grabadas con sangre y lágrimas (sudor no porque soy friolera). No quiero quejarme de lo largo, costoso e injusto que me parece el proceso de oposiciones (con eso llenaría libros). De lo que quiero hablar son de tres cosas básicas: la actualización, el respeto hacia los alumnos que lleva implícita dicha actualización y el error que cometemos al culpabilizar únicamente a la LOMCE, LOE, LOGSE, etc. de todos nuestros males de nuestros alumnos y alumnas.

Los futuros docentes de Pedagogía Terapéutica (PT, para abreviar) se preparan estudiando estas barbaridades sobre los alumnos:

-Tema 20: Sobre los ALUMNOS CON DISCAPACIDAD MENTAL:

“alumnos SIN LAS MISMAS CAPACIDADES QUE LOS NORMALES [...] algunos presentan rasgos ENFERMIZOS [...] se SOBREESTIMAN MUCHO, POR COMPARACIÓN CON LOS NIÑOS NO RETRASADOS

-Tema 12. Al hablar de las amistades más profundas en los alumnos y alumnas a partir de los 8 años afirma:

“los CHICOS buscan la unión con otros NIÑOS basado en INTERESES COMUNES [...], las NIÑAS por el contrario, sus INTERESES irán enfocados hacia el ASPECTO EXTERIOR de otras NIÑAS, como VISTEN, como van PEINADAS...”.

 

Cada vez que corrijo alguno de estos peyorativos usos del lenguaje descubro que estamos a años luz de lograr que la educación, la labor docente y la atención a los alumnos y alumnas pasen de considerarse un chiste malo a convertirse en un eje de la sociedad.

En España, en pleno siglo XXI, los futuros profesores de PT se presentan al concurso de oposiciones (concurso por no decir lotería, porque en nuestro tribunal seguro que no aparecen los y las modelos del Euromillón de La 1) con un temario discriminatorio, sexista y segregador, donde raro es el tema en el que no brotan de la nada un par de prejuicios hacia los alumnos y alumnos. Con sutiliza y elegancia, como Iniesta con el balón, pero con el mismo acierto, oportunidad y asiduidad que Rajoy con los lapsus lingüísticos.

La diferencia es que estos términos despectivos no son ningún lapsus de un sentimiento con seres humanos..., quiero decir..., un ser humano con sentimientos. Estas frases peyorativas dirigidas a los alumnos se encuentran RECONOCIDAS Y AMPARADAS por la Ley de Educación que rige el concurso de oposiciones. Y es que, en pleno siglo XXI, a mitad del año 2016, nos presentamos a unas oposiciones que cuentan con temario regulado por la Ley 1/1990, del 3 de octubre de 1990, de Ordenación General Del Sistema Educativo Español, lo que viene siendo la LOGSE. Sí, 1990, esa ley que cuando fue aprobada yo tenía años negativos (-3 años concretamente), y no es que fueran años donde sucedieran acontecimientos trágicos, son negativos porque ni siquiera había nacido.

Si en las oposiciones huviera tenido el valor, y la poca vergüenza, de escribir que trabajaré en clase de forma colaborativa, agrupando a mis alumnas en base a su sentido de la “moda”, y a mis alumnos según sus intereses (porque los alumnos, ellOs, sí tienen intereses, pero nosotras, en cambio, tenemos un peine, para cuando fingimos hacer gimnasia y nos despeinamos), simplemente estaría plasmando el dominio de los conocimientos adquiridos en el tema 12. Simplemente estoy cumpliendo la ley... pobres alumnos...

NO es cuestión de escribir DISCAPACITADO en lugar de RETRASADO al hablar de alumnos, sino que, como se suele decir cuando la fachada pinta mal, “lo importante está en el interior”. Y el interior del temario es una ley desfasada, discriminatoria y desigualitaria, en la que los principios de atención a la diversidad que se repiten página tras página, son simplemente palabrería con la que rellenar hojas y matar árboles... y luego nos quejamos del cambio climático.

¿Por qué cuando cada partido político inventa una nueva combinación de letras (LOGSE, LOCE, LOE, LOMCE...), acorde con su “ideología”, y que después llamará “ ley”, nos indignamos tanto? Por mucho que la ley parezca un bingo. De qué sirve si los profesores se examinan en base a lo regulado en la ley más antigua (esa ley que se creo meses antes del extreno de Pretty Woman, y entiendo que repitan la película, pero la ley...). Aunque si es necesario aclarar que los temas se actualizan y aprendemos la nueva legislación, pero todo ello está regulado por la LOGSE.

Quizás cuando Walt Disney se descongele, los planetas se alineen, Marlin encuentre a Nemo y Dory a sus padres, entonces, solo entonces, abriremos los ojos y nos daremos cuenta que el problema no está en el nombre de una ley, en la ideología de quien la haya propuesto o en si están a favor o en contra de las reválidas. El PROBLEMA, al menos desde mi punto de vista, surge a raiz de la fata de atención al origen de todo: magisterio y la concepción que se tiene de esta carrera, de la falta de unión y compromiso por cambiar las cosas, surge a raíz de los alumnos que entran en ella y cómo se les concibe por el mero hecho de estudiar “facilisterio” (sin razones justificables, esta ya es una creencia popular arraigada); surge a raíz de cómo se enseña a quien van a tener que enseñar a otros a dibujar el futuro; y surge a raíz de cómo estos futuros docentes son seleccionados por medio de ese proceso llamado oposición (a veces pienso oponernos a muchas de estas cosas es lo que deberíamos hacer, y tratar de hallar mejores soluciones, más innovadoras, creativas y, sobre todo, prácticas.

Busco encontrar algún atisbo, por insignificante que sea, para dar con la utilidad de una situación, “opositar”, a la que parece que todo maestro graduado debe aferrarse como Gollum a su anillo. ¿Dónde queda el emprendimiento? ¿Dónde quedan las ganas de investigar en nuevas metodologías, las esperanzas de cambiar las cosas, de enseñar a los alumnos a ser ellos mismos y aceptarse? ¿Por qué ser funcionario desde los 21 años ha de ser el máximo objetivo de la mayor parte de personas que han estudiado magisterio, sin necesidad de luchar por cambiar algo de ese injusto proceso?

No quiero sonar trágica, pero visto lo visto, y memorizado lo memorizado: Si la educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo, en ocasiones parece que cerramos los ojos y nos apuntamos a nuestra propia sien.

Queridos alumnos , vuestra educación pierde todo su sentido y esencia cuando el proceso de selección de vuestros docentes es tomado a chiste...

Nuestros alumnos,  docentes , y la sociedad en general, merecen más.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: