El Prof. Martín Almada y el escribano Juan José Benítez Rickman no pudieron llegar a un acuerdo, durante la audiencia de conciliación realizada en la mañana de ayer ante la jueza Mesalina Fernández.

El notario accionó contra Almada por supuesta difamación, calumnia e injuria, por haberle acusado de atracar la biblioteca del Seminario Mayor del país, atropellando la institución, durante la dictadura de Alfredo Stroessner.

"Yo no puedo conciliar con un verdugo", expresó ayer Almada, tras ratificarse íntegramente en las declaraciones que motivaron la demanda de Benítez Rickman.

Asimismo, el defensor de los Derechos Humanos sostuvo que el atraco protagonizado por Benítez Rickman permanece impune, razón por la cual corresponde la casación de la matrícula del notario.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: