El alma es aquella energía que hace posible, que por un momento la razón se llene de sentimiento, permitiendo la caridad y el amor, aún en aquellos hombres terribles, que su historia es un sumario de maldades y atrocidades.

Es lógico pensar para quién lea este escrito, que es una opinión solamente teórica de su autor, que por ello mismo con poco sustento científico.

La verdad, es que intento realizar una especulación lo más racional posible, basado en la observación y en la contemplación de diferentes sucesos escritos, y contados por numerosas personas.

Ejemplo  de ello son los llamados valores invertidos, ¿Qué permite a un asesino en serie, tener momentos de ternura y solidaridad?, necesariamente esa fuerza interior llamada alma.

Tratando de emular conceptos filosóficos, el hombre debe nacer con una buena configuración, y en el camino alguien  o algo se la altera hacia el mal.

Siguiendo con mi especulación, la alteración puede ser con el aire que respiramos, la alimentación, el agua que utilizamos para el consumo y el aseo, con los medicamentos cuando enfermamos.

No es posible por ejemplo, que el mal no cese ni en la edad adulta, la historia nos proporciona testimonios de hombres en su avanzada edad, cometiendo delitos de lesa humanidad.

Actos que a todas luces no son lógicos, cuando consideramos que con el tiempo, entramos en una etapa de reconciliación y de arrepentimiento, presintiendo la cercanía de nuestra muerte, por lo que queremos estar en paz con la humanidad y con dios.

De acuerdo a mis primeras pesquisas, el alma no es un tema para la ciencia, por no cumplir con los requisitos de verificable, cuantificable, demostrable y refutable.

Es lógico pensar también que el universo es regido por fuerzas del bien y del mal, ¿Cómo se reclutan las fuerzas del mal?, es la pregunta a formular.

En mi opinión las fuerzas del mal se reclutan, es cambiando las buenas configuraciones con que nacemos los seres humanos, el alma, eso tan etéreo, que no sabemos explicar, que la ciencia duda de su existencia, ¡pero qué existe, existe!  

Por lo tanto en mi humilde opinión, la única explicación de la corrupción, los asesinatos en serie, los actos atroces en las guerras, la insolidaridad, el egoísmo y todo lo malo que queramos contemplar, es el alma enferma.

Los estados y el común de los ciudadanos del mundo, pueden considerar la explicación de los actos atroces del hombre, como el alma enferma, una consideración poco seria, dado que siempre se ha analizado por la ciencia, como desordenes cerebrales, culturales y sociales.

De igual manera abordar el tema, requiere esfuerzos presupuestales altos, convencer múltiples disciplinas a saber: la psicología, la sociología, la medicina, gente sensible como los teatreros, los pintores, los escritores, los filósofos y demás que se requieran.

De otra parte el costo político, de declarar la enfermedad del alma como un problema de salud pública, insertándola en los planes de salud, sobre todo cuando los sistemas de salud son un problema mayúsculo.

De otra parte, pensar en médicos capacitados para la sanación del alma, suena utópico, ¿habrá tiempo para que surjan?

Es un tema relevante, así en primera instancia no lo consideremos, ¿Por qué suena como un idealismo de cambiar la esencia del hombre?, ¿más bien no será recuperar la esencia buena del hombre?

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: