Todos los productos que compramos para la alimentación están expuestos a contaminarse por agentes naturales o por contacto humano que propicia el crecimiento de ciertas bacterias. Los gérmenes encuentran en muchos alimentos, un sitio favorable para desarrollarse, lo que constituye un serio problema para la salud y que tenemos que tener en cuenta y adoptar medidas higiénicas, tanto de nuestra cocina como de la conservación y manipulación de los alimentos.

fotografia

LAS COMPRAS

Se deben realizar siempre en establecimientos autorizados y rechazar aquellos productos o frutas que se puedan encontrar en mercadillos aunque sean más baratos ya que no se sabe por cuantas manos han pasado y en que condiciones han estado almacenados pues pueden haberse contaminado de otros productos. Todos los alimentos tienen que estar etiquetados con los datos de origen, composición y fecha de consumo o producción.

fotografia

fotografia

LA CONSERVACIÓN DE LOS ALIENTOS

Deben conservarse de acuerdo con el etiquetado y consumirlos antes de la fecha de caducidad. Hay que comprobar que el frigorífico funciona correctamente y recordar que no hay que congelar los alimentos que se han descongelado previamente. No guardar en la despensa o cajones alimentos junto con productos de limpieza. Hay que utilizar cubos de basura cerrados y fáciles de abrir que se levantes con el pie para no tener que tocarlos con las manos.


fotografia

fotografia

LA MANIPULACIÓN

Hay que lavarse las manos con frecuencia y utilizar rollos de papel de cocina que son excelentes desde el punto de vista higiénico pues los paños de cocina arrastran gérmenes si no se lavan a diario. No hay que dejar alimentos cocinados más de dos horas en temperatura ambiente y menos los que contienen huevo. Hay que lavar muy bien las verduras y frutas para eliminar restos de tierra o gérmenes que puedan tener. Conservar los alimentos cocinados en recipientes separados de los crudos. procurar también que la despensa y cocina no tenga insectos de ningún tipo y si es necesario fumigar una vez al año.

fotografia

COMER FUERA DE CASA

Muchas son las personas que por motivos de trabajo tienen que comer fuera de casa. En este caso hay que buscar un restaurante que tenga la cocina a la vista del cliente donde poder comprobar la perfecta higiene de la misma. No obstante, cuando se come fuera, la fruta hay que pelarla como precaución ya que ha pasado por varias manos y algunas veces los camareros pueden tener alguna enfermedad o resfriado.

fotografia

Cuando se asiste a una boda, comunión o celebración cualquiera, hay que rechazar aquellos platos que lleven mahonesa o salsas que contengan huevo como precaución ya que como son muchos platos y los suelen preparar el día anterior a la fiesta y se han dado muchos casos de intoxicaciones por salmonelosis.

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: