Beneficios para la flora intestinal.

Cada vez existen más evidencias científicas sobre la importancia de un correcto equilibrio de nuestra flora intestinal para prevenir un importante número de enfermedades. Vamos a conocer que son los alimentos pre y probióticos y como nos van a ayudar a mantener nuestra salud y bienestar.

 

Son más de 2000 especies de bacterias las que forman la flora intestinal de nuestro colón, de todas ellas aproximadamente unas 100 pueden llegar a ser perjudiciales para nuestro organismo. La gran mayoría nos aportan importantes beneficios ya que ayudan a la absorción intestinal de numerosos nutrientes, como por ejemplo la vitamina K (factor fundamental en la coagulación de la sangre), los hidratos de carbono y parte del complejo vitamínico B.

Debemos tener en cuenta que determinados factores como la edad, el estrés, la toma de diversos medicamentos como los antibióticos o la propia alimentación, alteran la cantidad y calidad de nuestra flora intestinal.

Estas modificaciones en la flora intestinal tienen influencia sobre todo nuestro organismo, destacando entre ellas, una disminución en la capacidad funcional del sistema inmunitario y una disfunción en el metabolismo de los lípidos que provoca un aumento del peso corporal..

Se denominan alimentos funcionales a aquellos que tienen la capacidad de favorecer o mantener algún tipo de acción o mecanismo directo sobre nuestro organismo y que nos van a ayudar a prevenir e incluso formar parte del tratamiento de determinadas enfermedades.

Para poder mantener en nuestra flora intestinal en un correcto funcionamiento también disponemos de un grupo de alimentos funcionales, que en este caso podemos dividir en.

1.- Alimentos Probióticos: en este grupo encontramos alimentos a los que se les añade microorganismos vivos con capacidad de mantenerse vivos en nuestro intestino. Como consecuencia van a beneficiar al sistema inmune, metabolismo del colesterol y tránsito intestinal.

Entre otros ejemplos, es importante destacar la asociación entre la toma de alimentos probióticos y disminución de los síntomas asociados a la intolerancia a la lactosa. Los productos lácteos fermentados como los yogures frescos, el kéfir, chucrut, entre otros.

2.- Alimentos Prebióticos: a este grupo de alimentos funcionales no se les añaden microoganismos pero contienen sustancias que favorecen el crecimiento de la flora intestinal y además resisten la absorción intestinal hasta llegar al colón, donde sirven de alimento para las bacterias allí existentes.

Los alimentos prebióticos más característicos suelen ser hidratos de carbono que se usan en la industria alimentaria para sustituir los azúcares y las grasas, tipo galletas, mermeladas, pan y leche. También los encontraremos en frutas y verduras (alcachofas, espárragos, plátanos, ajo, cebolla o puerros).

Existen también el mercado un tercer grupo de alimentos funcionales con estas características, se les denomina, simbióticos y no son más que una mezcla de los dos tipos anteriores. Por lo general son yogures líquidos que llevan añadidos ambos tipos de alimentos.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: