ALIMENTOS QUE NO SE DEBEN CONGELAR

   La mayoría de los alimentos se pueden congelar, sin embargo hay algunos cuya congelación no es recomendable, por razones diversas:

-Alimentos descongelados: no se deben volver a congelar, ya que pierden los sabores y los nutrientes y además hay riesgo de que al duplicar la etapa húmeda del producto se favorezca la formación y ploriferación de bacterias. Sí que se puede, sin embargo, recongelar un producto que la primera vez se había congelado crudo y la segunda vez ha sido cocinado (carne, por ejemplo)
-Arroz: no vale la pena congelar el arroz, ya que se convierte en papilla al descongelarlo.
-Bebidas con gas: al descongelarlas nos encontraremos con un líquido demasiado dulce y sin nada de gas.
-Crema: al descongelarla estará grumosa y aguada.
-Especias: su sabor resulta alterado al congelar, se vuelve más fuerte y más amargo, por eso no es muy recomendable congelar platos que han sido muy condimentados, por ejemplo con clavo, ajo, pimienta, romero, albahaca, orégano o nuez moscada, ya que su sabor al descongelar se habrá deteriorado.
-Frutas: pierden textura y sabor, aunque se puede evitar este efecto envolviéndolas en azúcar o en almíbar. La manzana y el membrillo se podrán congelar sin problemas si antes son sometidas a unos minutos de cocción. El plátano en el congelador se pone negro, a menos que lo hayamos convertido en puré. Las frutas de menor tamaño como moras, frambuesas o fresas pequeñas se pueden congelar sin tratamiento previo.

alimentos

Hortalizas crudas: de este grupo de alimentos, sólo los pimientos y las cebollas admiten la congelación sin problemas. Las demás hortalizas, al contener gran cantidad de agua perderán su textura y algo de sabor. Quizás se puedan aprovechar para hacer sopa, y el tomate para salsa, pero ya no servirán para ensalada ni para ningún plato sólido.
Huevos: son alimentos que no deben congelarse enteros porque cuando llegan al punto de congelación la yema estalla y se rompe la cáscara. La clara, separada del resto del huevo, se congela bien. Los huevos cocidos tampoco aguantan bien la congelación, la clara se endurece mucho.
Leche: se puede cuajar y descomponer, aunque si es leche descremada la congelación no suele dar problemas. (Para los alimentos derivados de la leche, véase donde se habla del queso)
Mayonesa: se descompone formando una masa sólida sin sabor.
Pasta: pierde su textura, se vuelve extrañamente esponjosa y cambia el sabor. En cambio se congela bien la pasta que forma parte de la lasaña.
Pasteles y tartas: estos alimentos se agrietan, y pierden consistencia, aroma y sabor.

alimentos

Patatas: crudas se ponen oscuras, cocidas pierden su textura, y fritas resultan algo correosas. La única manera de que estos alimentos no resulten mal al congelar, es convertir las patatas en puré. 
Queso y otros lácteos: no todos, pero algunos tipos de queso se desmenuzan cuando son congelados. Cuando esto sucede servirán como queso rallado, pero no para tomar en lonchas. Los otros alimentos derivados de la leche como nata, el yogur y el requesón no tienen una buena congelación. A veces se descomponen, cambian de textura y pierden su sabor real. La mantequilla en cambio se puede congelar sin ningún problema.
Verduras frescas: los cristales de hielo ablandan estos alimentos, haciéndoles perder su estructura y su sabor. Pero sí que se pueden congelar cocidas, o simplemente escaldadas o blanqueadas, hirviéndolas en agua entre dos y cinco minutos.

alimentos que no se deben congelar

Créditos fotos alimentos que no se deben congelar

Foto 1: Hotblack (Escocia, Reino Unido).

Foto 2: Biberta (Baviera, Alemania).

Foto 3: Bosela (Ohio, Estados Unidos).

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: