Los hábitos de alimentación constituyen un importante favor para prevenir los canceres del estómago, intestino grueso, útero, vesícula biliar, mama, páncreas, próstata entre otros. El cancér se desarrolla en 2 etapas: la primera desencadena una sustancia iniciadora del proceso, la segunda se instala por la exposición, durante años, a una sustancia promotora de tumores cancerosos. La dieta anticáncer debe interferir en esta etapa por medio de vitaminas, minerales, y otras sustancias inhibiendo la elaboración de carcinógenos. Se ha comprobado en investigaciones del instituto nacional de lucha contra el cáncer de EE.UU, que las verduras tienen la capacidad de inhibir el cáncer del ser humano.

El cáncer se puede originar en cualquier parte del cuerpo. Comienza cuando las células crecen descontroladamente sobrepasando a las células normales, lo cual dificulta que el cuerpo funcione de la manera que debería.

Para muchas personas, el cáncer puede tratarse muy eficazmente; de hecho, ahora más que nunca hay un mayor número de personas que tienen una vida plena después de haber recibido su tratamiento contra el cáncer.

Existen muchos tipos de cáncer, pues no es una sola enfermedad. El cáncer puede originarse en los pulmones, en el seno, en el colon o hasta en la sangre. Los diferentes tipos de cáncer tienen algunas similitudes, pero son diferentes en la manera en que crecen y se propagan.

SEMILLAS Y TUBERCULOS: En primer lugar, consumo abundante de frijol de soya, puré de papas, arvejas y habas verdes, granos de cereales y frutas.

Frutos rojos: Son capaces de ralentizar el crecimiento del tumor gracias al ácido elágico que contienen. Los arándanos, en concreto, poseen un elevado efecto antiinflamatorio y son una de las frutas con mayor contenido de quercetina, uno de los flavonoides más estudiados por su actividad anticáncer. Por otra parte, en el caso de las cerezas, poseen ácido glucárico, que desintoxica el organismo de sustancias químicas producidas por el medio ambiente.

Granada: Esta fruta contiene fitoquímicos antitumorales potencialmente eficaces contra el cáncer de mama y de próstata. Su alto contenido en vitamina C, fenoles naturales y ácido fólico convierten a la granada en un todopoderoso antioxidante. Por otra parte, contiene flavonoides, antocianinas y ácidos grasos poliinsaturados, sustancias muy beneficiosas para nuestra salud.

LA VITAMINA A: La fuente principal de prevención del cáncer es la vitamina A natural (zanahoria, yema de huevo, Hígado, queso fresco, leche en forma de yogurt) y el beta carotina que se encuentra en las frutas y verduras de color amarillo (durazno, zanahorias, ciruelas, plátanos y camotes) y en las verduras de hojas verdes (espinaca, perejil, dientes de león, alcachofas y berro).

Comer bastante verduras cruda o cocida como por ejemplo: coliflor, repollos, lechugas estos contienen un compuesto llamado “índoles” que evitará la formación del cáncer.

Es importante completar con antioxidantes. Las vitaminas C (limones, toronjas, naranjas y apio) y vitamina E (aceites vegetales, granos enteros y cereales, huevos). Estos bloquean el inicio de enfermedades. Evitar víveres salados y ahumados, como los encurtidos, sazonadores, pescados salados, tocinos, que son sospechosos de originar cáncer, no digo que los extingas de tu vida, pero disminuye su consumo lo más que puedas.

Cabe resaltar que hacer ejercicios ayuda a tener una excelente condición física, manteniendo nuestro cuerpo sano y combinándolo con una buena alimentación, las enfermedades se alejaran de tu sistema.

Respecto al deporte, al igual que en la alimentación los expertos indican que antes de recibir el tratamiento y una vez superada la enfermedad es bueno practicar ejercicio físico para mantener una buena salud en general y prevenir la enfermedad. De hecho, mantener una actividad física razonable, adecuada a la edad, como por ejemplo caminar intensamente una hora al día, unos 5 días a la semana ayuda a mantener el peso y reduce el riesgo de tener un cáncer.

Espero que te haya gustado el artículo, recuerda siempre mantenerte saludable.

La alimentación es primordial.

Las frutas y vegetales altas en vitamina A y C son las mejores para una dieta anticancér

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: