Alfredo Landa (Pamplona, 3-3-1933) es patrimonio de lo hispano y una parte de la historia tanto de los finales del franquismo como del periodo de transición. Es un actor que ha sabido reciclarse haciéndonos ver con sus interpretaciones el estado de un país que ha fluctuado a toda velocidad. Si ha habido motivos para reír hay estaba Alfredo, pero si había que ponerse serios el señor asustaba con su pronto, un contraste complicado de conseguir para un cómico. Es la clave de su carrera, el estilo, la naturalidad…

Landa es un trabajador de la puesta en escena. Es uno de esos que ya no volverán a repetirse, no existe molde para calcar sus características. En tiempos encabezó a una legión de actores, que como él, trabajaban en papeles cotidianos y que intentaban sacar una sonrisa al espectador. Hoy, después de todo ese caminar, son instituciones y mitos que echaremos en falta en los oscuros próximos tiempos de la escenografía que se nos avecinan…

Mi humilde homenaje al gran Alfredo Landa, leyenda viva del séptimo arte.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: