alergia a la primavera

¡Qué hermosa es la estación primaveral!, sol y flores por todos lados. El campo está totalmente verde y florecido, es realmente un regalo para la vista. Pero… ¿Es también un regalo para nuestro olfato?

Son muchas las personas que sufren ALERGIA de todo tipo, y en esta época del año su afección se agrava. Lo más común en primavera es que se tenga alergia al polen de las flores.

Lo que para algunas personas puede pasar desapercibido, para otras en un sufrimiento constante que le lleva a pasar toda la PRIMAVERA con congestión nasal, tos, picores en ojos y garganta y problemas para respirar.

Es posible que la alergia venga determinada por los antecedentes familiares de cada uno. Es decir, tiene un factor genético.

La alergia no tiene cura pero es posible controlar sus síntomas para poder sobrellevar mejor la época primaveral.

-Es aconsejable que los días que más concentración de polen haya en el ambiente, si es posible, no salgamos a la calle.

-A primera hora de la mañana y a última de la noche es cuando los niveles de POLEN son más altos, así que se ha de evitar las actividades físicas que requieran mucho esfuerzo en esas horas. Así como cerrar las ventanas de casa en esos periodos de tiempo para que el polen no se cuele.

-Si salimos a la calle debemos ir preparados: unas gafas de sol para evitar que el polen entre en contacto con nuestros ojos es una buena idea.

-Hay que ducharse y cambiarse de ropa cuando lleguemos a casa para evitar que el polen se quede pululando en nuestro hogar.

-No es recomendable dormir cerca de plantas, arboles o echar una siesta encima del césped.

-Por último, podemos acudir al médico a que nos recete antihistamínicos acorde con nuestras necesidades. Siempre siguiendo las instrucciones y tomando solo la dosis que nos recomienda el especialista.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: