AL OCASO DE MI MADRE

 

Me dijo hasta luego, el nefasto día

e inusitadamente, así partió.

Sentí dolor, también sentí agonía

luego un rayo de luz, me apaciguó.

 

Se despidió de mí, mi madre

ella se fue, el nefasto día

Tomo la ruta, al rayar la tarde

y mustia mi alma, su partida.

 

Algo en mi interior, oí decía

¿Porque el dolor , porque me voy?

Tú debes llenarte de alegría

por que al seno de Dios voy .

 

Sentí dolor si por su partida

y no pude, mi llanto simular

Mi alma, fue mustia y afligida

al ver su cuerpo, allí ocultar.

 

Sentí de plano, mi ser en el desierto

cuando vi, era cierta su partida

Dude, si era mentira o cierto

mi madre daba, su final despedida

 

Viví la soledad, por un instante

pensé para vivir, no había razón

Luego pensé, ese paso es importante

para que ella, pueda estar con Dios.

 

Esto le dio, sosiego a mi alma

y pude, por ende comprender

Ella con Dios, encuentra calma

al alcanzar, su eterno renacer.

 

Así sentí, mi dolor disminuía

pero era difícil, aceptar la realidad

Que al entregarla, a la tumba fría

su alma estaba, en la eternidad.

 

Hubo en mí, tristeza por su ausencia

me era difícil, de plano aceptar

Vivir ahora sin su física presencia

la cual, a la tumba iba a entregar

 

Segundos después, ella ocultada

En la tumba, donde reposaría

Mi alma, se sintió orfandada

Y vi, todo lo es, la madre mía.

 

Sin ella, en mí, queda un vacío

sin ella, el manantial se acaba

Sin ella, en la mañana, no hay rocío

y silencia, el ave que cantaba

 

La fuente, de su bondad se seca

así su cauce, no produce arpegio

Ya no humedece, su dulzura fresca

pues su cauce, el verano consumió

 

Sin mi madre, la claridad se nubla

por ende, la noche se prolonga

Y la espera, mi paciencia trunca

dejando a mi alma, herida onda.

 

Sin ella, mi consejera pierdo

mi madre fue, orientadora pía

Hasta hoy, que su cuerpo yerto

entrego, a esta tumba fría.

 

Su imagen, en mis engramas queda

haciéndose visible, vivamente

Así su voz, que a mis oídos llega

quedando presente, eternamente

 

De mi madre, su historia queda impresa

en las páginas indelebles, de mi corazón

Donde lo grande, de su vida expresa

esta simple, y sencilla inspiración.

 

MAMITA

 

Mamita, a causa de tu ausencia

lloro, y mi llanto, baña mi alma

La cual como yo, sin tu presencia

fenece, lentamente por tu ausencia

 

Sin embargo, espero seas dichosa

y disfrutes, mamita de ventura

Mientras llora, mi alma soledosa

a falta, hacerme tu ternura

 

Como tu mente, ocupada se halla

en cosa ajena, a mi cuitada vida

ignoras, sois mi pensamiento.

 

Por tu dicha, mi dolor mi alma calla

mientras tú, te sientes complacida

sin importarte, en nada mí tormento.

 

A SU TUMBA

 

Su tumba, a visitar he venido

lugar, donde tu cuerpo yerto

vuelve, a lo de antes, de haber sido

Acá yo vengo, solo por cumplido

 

porque tú vives, no en ésta tumba

si no allá, donde Dios te ha recibido

A hacer presencia, acá he venido

solo, para tu recuerdo resaltar

 

porque a ti, jamás te doy olvido.

Acá, de tu osamenta, me despido;

tu imagen y recuerdo, van en mí

y por ello, a tu tumba he venido.

 

Porque tú madre, eres lo mas querido

que en mi existencia, puedo recordar

por haber, de tu vientre yo nacido

 

BERTHA

 

Como madre, tú sois Bertha

mujer muy excepcional

Y el alma, tienes cubierta

de un dulcísimo panal.

 

Con él, endulzan la vida

tus hijos, y nietos hoy

Y ésa familia, crecida

entre los cuales, estoy.

 

En éste, venerable día

le ofrecemos, solo amor

para que en paz y alegría

 

De los tuyos, rodeada

en presencia del creador

sientas Bertha, sois amada.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: