¿Al malvado bienes, y al justo males?

Para tratar de comprender este asunto, les presento una narración alegórica resumida, del libro de narraciones del rabino Nissim Gaón.

“El rabino Iehoshua Ben Leví era un gran sabio, y pasó muchos años filosofando sin hallar una solución a esta interrogante: ¿Por qué al malvado le sonríe la vida, y al justo le ocurren desgracias? Ya anciano y desesperado por no encontrar respuesta, oraba cada día fervientemente a Dios pidiendo que Él le dé una respuesta.

En cierta oportunidad, su oración fue interrumpida por un anciano. Éste se presentó como el profeta Eliahu y le pidió que lo acompañara en su viaje por las comarcas, así aprendería quizás lo que tanto le carcomía, pero, tenía prohibido preguntar nada hasta que no finalizaran la travesía. El sabio aceptó la propuesta y anduvo junto al profeta por un tiempo.

Llegaron primero a la casa de un hombre pobre, que su familia se mantenía con lo producido por la única vaca de su propiedad. Este pobre hombre los recibió como reyes, con lo poco que tenía. A la mañana siguiente, tras partir, Eliahu reza brevemente: --"Dios, haz que muera su vaca, te lo imploro". Y la vaca se desplomó de inmediato. El rabino intrigado y ofendido quiso preguntar al profeta, pero recordando su promesa de guardar silencio, se abstuvo.

malvado

Al día siguiente, llegaron a casa de un rico, quien los recibió con los brazos abiertos, pero vacíos. Así mientras el hombre rico comía como un rey, ellos se servían un trozo de pan viejo, unos tragos de agua, y una pizquita de sal. El avaro puso como excusa para este trato, que una pared de su hogar estaba derruida y debía ahorrar para reconstruirla esa misma semana. A la mañana siguiente, el profeta reza: --"Dios, te ruego que hagas que la pared se reconstruya". Y la pared que ayer era ruinas, hoy era como una fortaleza. El rabino, ardía en cólera contra el profeta, pero, aunque airado, guardó silencio.

tesoro

Arribaron a una fastuosa sinagoga, tapizada y recamada con los más finos materiales. Iban a ingresar, pero un portero los detuvo en la puerta. Ellos explicaron que estaban de paso y querían rezar, y que quizás algún orante del interior los convidara a pasar la cena y la noche en alguna casa. El portero entró a consultar, y volvió con la seca respuesta: --"Los socios de esta sinagoga no aceptan pordioseros". Eliahu al apartarse, rezó --"DIOS, por favor, haz que todos allí sean líderes y no seguidores." Y el rabino ya estaba pensando que Eliahu era un profeta que había enloquecido. Fueron a la sinagoga de la otra cuadra, muy humilde pero digna. Ingresaron, fueron recibidos como la tradición manda, y agasajados como huéspedes de importancia, aunque nadie sabía quienes eran o qué buscaban. Los orantes se pelearon por ver quien era el afortunado en tenerlos como invitados esa noche. Finalmente, a la mañana siguiente Eliahu rezó: --"Dios, te pido que a estas personas les des un único líder, y que todos sean seguidores".

Sinagoga Judía

El rabino ya cansado de las injusticias evidentes del profeta, se rebeló y le interrogó: --"¿Esa es la justicia que un enviado de Dios debe pregonar y demostrar? ¡Haz dado males a los justos, y bendiciones a los perversos! ¿Acaso no hay justicia en el mundo?"

Y el profeta respondió: --"La vaca del hombre pobre, estaba enferma y su leche envenenada, al rezar por que muriera, salvé de la muerte a varios, especialmente al hijo del hombre pobre. Por un tiempo la familia sufrirá terriblemente por la pobreza, ¿pero no es mejor eso a que mueran inocentes? Además, este hijo que se ha salvado, en poco tiempo dará prosperidad a su familia, y te aseguro que de tanta abundancia casi no recordarán la muerte de esta vaca.

--Bajo la pared derruida en casa del avaro había un inmenso tesoro. Cuando el avaro fuera a repararla por sí mismo, para ahorrar el dinero de los peones, lo hubiera hallado, y sería innumerables veces más rico que ahora. Al reconstruirse la pared, el tesoro permanecerá en secreto, como hasta ahora. Y te aseguro que en poco tiempo el rico será despojado de su riqueza actual, de su casa incluso, y el pan viejo será su comida cotidiana.

--En la sinagoga de los vanidosos y orgullosos reinará siempre la discordia, pues todos querrán mandar y nadie obedecer, ni aliarse. Así no hay grupo que pueda sobrevivir. En tanto que en la sinagoga de los justos, reconocerán que el liderazgo es correcto en manos de un líder idóneo, y lo seguirán con corrección y armonía.

Debes saber, que los caminos de Dios son ocultos, y no siempre lo que vemos es lo real."

Algunos males o situaciones negativas que nos ocurren parecen injustas, la prosperidad del malvado a veces nos inquieta; pero son sólo temporales. Dios siempre está cuidando a sus hijos los justos, los quiere como a la niña de sus ojos, los bendice cada día, no les hace faltar nada, los protege de peligros y de maldades, todo trabajo que hacen con sus manos o intelectualmente es bendecido, los prospera en todos sus caminos, les ha dado vida eterna y está preparando un lugar para cuando partan de esta tierra se encuentren con El y con todos los demás justos. BENDITO SEA EL GRAN YO SOY.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: