mi escritorio

El ajo tiene un sabor que lo hace un condimento favorito en la cocina internacional. Todos sabemos del sabor tan fuerte que tiene el ajo y el disgusto que muchos pueden sentir el comerlo solo, pero sin embargo, no solo puedes consumirlo de una forma terapéutica, sino usarlo en la cocina para innumerables y deliciosos platos.

Es sabido que las ensaladas de de base lechugas, de pepino, con un poco de germinado de alfalfa y ajos finamente picados y levemente cocinados, que pueden ser aderezados con un poco de aceite de oliva y sal de mar, es un alimento formidable para prevenir y combatir muchas enfermedades.

Para quitar el molesto sabor del ajo en la boca y no puedes quitártelo con nada, se habla del perejil y otros productos afines para ello, un consejo puede ser chupa medio limón durante unos minutos.

El ajo tiene multitud de propiedades como por ejemplo ayuda contra el ácido úrico, lo ataca aliviando y ayudando las molestias de las articulaciones y músculos, por lo cual lo hace una ayuda en casos de reuma y gota ciática.

También constituye un poderoso auxiliar en casos de fatiga, agotamiento, melancolía, dolores de cabeza, y el sistema nervioso, así como para el insomnio.

Y como no, ideal para aliviar casos de anemia, ya que fortalece las defensas y estimula los jugos gástricos, y resulta un buen aperitivo para despertar el hambre.

Corrige el estreñimiento y desinfecta de toxinas el sistema digestivo.

Purifica la sangre y refresca el aparato circulatorio.

Tiene efecto descongestionan-te muy poderoso, por lo que es de gran ayuda en casos de catarros, sinusitis, tos con flemas.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: