Hace no mucho tiempo un jugador de ajedrez serio pasaba las noches con la nariz pegada a los libros especializados, aperturas, medio juego o finales, por no citar el informador en donde pasaban las horas analizando las mejores partidas de Grandes Maestros, aprendía uno las novedades y preparaba las líneas que se jugarían. Por las tardes se asistía al club en donde uno ponía en práctica todo aquello que había estudiado y con los compañeros de trabajo se preparaban los repertorios de cada jugador.

El fin de semana era obligado comprar la cajetilla de cigarros, llenar el termo con café o agua para el mate, la bombilla reloj y bártulos para ir a los torneos que se jugaban en los diferentes centros de ajedrez. Así transcurría la vida del ajedrecista en espera de los grandes torneos en donde se participaba para ganar rating y estar siempre en los primeros lugares.

Con la aparición de los computadores ha cambiado la perspectiva, los libros digitales son mas fáciles de conseguir, ya rara vez se compran las revistas y la mayoría de los jugadores de elite tienen sus propias páginas donde dan información de los torneos en los que han participado. En los blogs se encuentra información de los torneos y muchos jugadores prefieren el jugar contra Fritz o Chessmaster a enfrentar contrincantes de carne y hueso. Las novedades de aperturas se encuentran en discos compactos, y ChessBase se ha convertido en uno de los tableros de estudio mas conocidos.

Hay sitios donde se pueden jugar interesantes partidas a cualquier hora del día o de la noche, los centros de ajedrez han quedado vacíos.

Todo parece interesante, se puede estudiar en cualquier lugar con una laptop o bien con un celular, pero caso curioso, es notorio el descenso del nivel de los jugadores, cierta ocasión encontré un ajedrecista que alardeaba de sus 3200 de Elo en yahoo, otro jugador presumía de ganar partidas en menos de 2 minutos, la realidad es que el anonimato atrás del monitor es engañoso. No sabemos si estamos enfrentando a un genio de este mundo de escaques o si estamos librando una batalla con algún ordenador.

En lo personal prefiero el olor al libro, las anotaciones al margen, me gusta mas ir al club y saludar a los amigos el aroma de encierro, de cigarro, el sabor del mate que se comparte y salir a caminar después de varias horas de juego. Me gustan mas los comentarios vivos, sin emoticons, sin faltas de ortografía, me gusta ver la cara de mi adversario cuando se equivoca o su sonrisa si fui yo quien se equivocó. Adoro escuchar las voces de siempre –Che Sopapo seguís siendo el mismo fardo-

 

Y vos que preferís?

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: