Tuberías bien aisladas en invierno con sólo unos conocimientos básicos de fontanería y carpintería utilizando un cúter y linterna como herramientas y el uso de coquillas aislantes como elemento principal.

El agua muy fría puede ser peligrosa para las tuberías de la red de acometida o alimentación. Los tubos de metal reventados por heladas son difíciles de reparar, así que lo mejor es tomar precauciones si hay alguna razón para creer que el sistema no sobrevivirá intacto a los días más fríos del año. Se hace necesario llevar a cabo un aislamiento de tuberías.

Cuanto más cerca esté una tubería sin aislar del exterior de la casa, más probabilidades hay de que el agua se hiele. A menudo, una buena solución es aislar bien la pared o el techo por donde transcurren las tuberías; además de mantener la casa cálida, esta medida evitará daños en el sistema. No obstante, existen otras medidas adicionales para prevenir las heladas y aislar las tuberías.

Coquillas aislantes para tuberías

Las coquillas aislantes (una especie de cilindros rígidos fabricados con lana de vidrio u otros materiales como espuma de polietileno) son una medida muy adecuada para evitar que el agua se congele y el calor se escape. Se pueden encontrar a la venta por tramos, en centros de bricolaje. Las hay cerradas, abiertas y con cinta adhesiva para pegarlas, con sistemas parecidos a una cremallera... Resultan muy baratas y fáciles de poner. También se suelen emplear en tuberías de agua caliente para sistemas de calefacción ya que evitan las pérdidas de calor y por consiguiente sirven para ahorrar energía.

Para reparaciones de emergencia en las tuberías, es aconsejable tener a mano un buen surtido de abrazaderas, trozos de manguera o caucho, masilla epoxi de dos componentes para fontanería y tener siempre localizada la llave de paso general.

Aislamiento de tuberías de una manera eficaz y sencilla

Utilizar aislante para tuberías es una buena medida para prevenir heladas, siempre que se procure que cada centímetro cuadrado de tubería (incluyendo las conexiones entre ellas) quede protegido. Las coquillas aislantes vienen en tramos de longitud estándar y se cortan fácilmente con cúter. Se pueden pegar con cinta americana o cinta aislante. El material aislante en láminas o planchas se debe cortar en tiras para enrollarse a continuación alrededor de las tuberías, pegado con cinta; es más barato e igual de eficaz, aunque más trabajoso de poner. Si el clima es extremadamente frío, hay que aislar toda la zona. Si se opta por proteger también las tuberías de agua caliente, se ahorrará consumo energético.

Proteger la toma exterior para evitar deterioros

Antes de que llegue el invierno, hay que tener la precaución de retirar y purgar las mangueras del jardín o exteriores para evitar que se agrieten o se deterioren. Es cuestión de cerrar la toma de agua que va al exterior, dejar que se purgue y dejarla abierta. Si no hay llave de paso específica para la salida de agua al exterior, es aconsejable instalar una, o bien colocar un grifo a prueba de heladas.

Precauciones que hay que tener para los días fríos

Como medida de prevención en días muy fríos, hay que abrir los grifos que tengan partes vulnerables y dejar que el agua vaya goteando. Si por debajo hay un mueble o estructura similar, abrir las puertas para que el calor de la casa caliente las tuberías. Templar los tramos que pasen por zonas frías con una pequeña lámpara o con la ayuda de un secador de pelo.

Con sólo un cúter y una linterna se puede aislar las tuberías antes de que el frío invernal les ocasione deterioros irreversibles y, por tanto, evitar así arreglos mayores.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: