ahorrar

AHORRAR....


¿QUÉ ES ?

Ahorrar es vivir por debajo de las posibilidades, es decir, adaptarse a los ingresos que uno recibe mensualmente y no gastar demás, sino que al final del mes y después de haber pagado todos los recibos, aún nos sobre dinero. Esa actitud implica no derrochar el dinero. Sí, podemos gastar y es necesario que gastemos, pero debemos calcular bien nuestros ingresos y gastos para compensar de forma adecuada nuestra contabilidad personal.

 

¿POR QUÉ MUCHAS PERSONAS NO AHORRAN?

El problema de muchas personas es que vive por encima de sus posibilidades y para paliar sus gastos se vuelven locos buscando otros trabajos, trabajos adicionales y mejor pagados, para poder cubrir todos sus gastos, en vez de intentar reducirlos. Los trabajos mejor pagados son difíciles, a veces, de conseguir y de mantener, porque exige una buena preparación y estudios, inversión de tiempo y concentración. Los trabajos adicionales nos convierten en esclavos del tiempo, que nos obliga a trabajar muchas horas, descansar poco, no disfrutar de la vida y, en  ocasiones, alimentarnos mal. Como resultado, nos gobierna el  estrés y podemos enfermar (1Timoteo 6:9).

La necesidad de conseguir más dinero nos convierte en esclavos, llega a dominar nuestra vida, nuestro pensamiento e influye en nuestras relaciones con los demás. Es más, determina nuestra actitud, ya que todo se torna alrededor de él. Incluso, algunos llegan a robar al no poder con todos los gastos o, al contrario, entran en el mundo de los préstamos que absorben rápidamente a las personas, si no conseguirmos volver a hacernos con el control de nuestra situación.

 

SE DEBE AHORRAR EN TIEMPOS BUENOS COMO EN TIEMPOS MALOS

En los tiempos buenos, que son los tiempos de bonanza, es más fácil ahorrar, pero muchas veces nos olvidamos de hacerlo, porque no pensamos que pueden venir también tiempos malos o de necesidad. Pero, es una actitud necesaria y un buen hábito acostumbrarnos a ahorrar en esos tiempos para que los tiempos de crisis no nos alcancen de manera imprevista. Así no estaremos golpeados por las cosas cuando no van tan bien como estamos acostumbrados o deseamos.

Así mismo, en tiempos de escasez se debe procurar ahorrar para evitar situaciones embarazosas como por ejemplo el vernos en la incapacidad de pagar nuestros recibos y tener que pedir préstamo o contraer cualquier tipo de deudas. Aquí se vale del refrán: más vale prevenir que curar. Ya seguían esa regla en el Antiguo Egipto cuando el faraón tuvo el sueño de las siete vacas gordas y las siete vacas flacas que salían del río Nilo y José le explicó su significado y le aconsejó un proceder justo. (1. Moisés capítulo 41). Podemos aprender mucho de este relato.

 

CÓMO AHORRAR

Lo ideal es reducir los gastos hasta un mínimo. Para ello, es necesario analizar la situación personal de cada persona.

1) ¿Pagamos demasiado alquiler? ¿Vivimos en una casa demasiado grande? ¿Podríamos mudarnos a un apartamento más pequeño y/o más económico?

2) ¿Tenemos préstamos (deudas)? Pues debemos intentar de liquidarlos. Se puede destinar una cantidad mensual para liquidarlos, para que finalmente se vaya reduciendo poco a poco hasta eliminarlos. Es importante hacer una lista de gastos mensuales fijos para saber exactamente qué gastos tenemos y con cuánto dinero contamos.

3) A la hora de hacer la compra:

a) Antes de salir a comprar, lo ideal es anotar en una lista todo lo que nos hace falta en casa y no salirnos de la lista de compra una vez estemos en el supermercado. Una ayuda para preparar la lista de compra sería si pensamos primero un plan de comida que vamos a cocinar durante la semana, así sabrás los ingredientes que nos hacen falta y así anotar todo lo que nos falta para ello.

b) Las compras nunca se deberán hacer con hambre, ya que caemos en la tentación de comprar picoteo para el camino (gastos imprevistos y adicionales, además de innecesarios).

c) Si tenemos hijos, procurar ir a comprar solos, ya que los niños siempre piden y en algún momento siempre les compramos algo para mantenerlos calmados.

d) Comprar fruta y verdura de temporada así como artículos de oferta.

e) Comprar marcas blancas.

4) Es importante comparar los precios. Los precios de los mismos artículos pueden variar de un negocio a otro. De ahí es bueno tener al menos dos supermercados distintos entre los que repartir la lista de compra. Comparar los precios es importante también a la hora de contratar un seguro y para otros artículos que necesitemos o pensemos adquirir (por ejemplo teléfonos, compañías de telefonía, de luz ¿electricidad o butano?, gasolina…). Incluso, se pueden encontrar buenos artículos comprando algunos productos por internet. Sin olvidarse de las temporadas de rebajas, que son importantes también a la hora de comprar ropa o zapatos. Incluso, saber comprar en las tiendas de liquidación, bien sea por temporada o porque van a cerrar. También en los mercadillos se encuentran muchos productos de calidad y a bajo costo, así como en las tiendas de segunda mano.

5) ¿Consumimos mucho en la calle? Otra forma de ahorrar es reduciendo al máximo el consumo externo, si nos acostumbramos a cocinar regularmente en casa, así como tomar una copa casera (las reuniones familiares o con amigos pueden convertirse en algo muy agradable si preparamos una comida, bien sea un almuerzo o bien sea una cena, unas copas en casa, invitando nuestros amigos). Por lo que gastamos en un restaurante, podríamos comer varios días en casa.

6) Si manejamos un vehículo, podemos ahorrar en gasolina si conducimos a una velocidad moderada y con las ventas cerradas. Además, es importante comparar también aquí los precios en las diferentes estaciones de gasolina.

7) Hay muchas cosas que podemos hacer por nosotros mismos como arreglar algun producto que tenga un defecto, antes de votarlo y comprar otro nuevo; podemos aprender (si no lo sabemos ya) a coser ropa y a tejer; si tenemos acceso a un terreno podemos plantar algunas cosas (incluso nuestro balcón puede servir para alguna).

 

En la era de la tecnología, tenemos la ventaja de encontrar mucha información en internet y en cuestión de segundos, la oportunidad que tenemos para aprender es enorme. ¡No desaprovechemos el tiempo y esas oportunidades que tenemos! Y si reflexionamos un poco, seguramente encontramos más opciones para ahorrar.

Hoy en día ya existen libros interesantes sobre este tema (antes de comprar un libro, pregunta en tu librería pública si lo tienen y así lo podrás prestar).

También hay cursos en internet, algunos gratuitos y otros a bajo costo (cursos online o a distancia) sobre diversos temas.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: