ahorrar navidad

CÓMO AHORRAR EN LAS NAVIDADES

La NAVIDAD, festividad con orígenes religiosos, es una de las épocas en las que más se gasta. La NAVIDAD Se ha convertido en una fecha comercial y, durante ella, se disparan los precios. Se aproxima el fin de año y la última oportunidad para muchos comerciantes y negocios, así como las grandes superficies, de hacer su agosto antes de que comience el año nuevo. Oportunidad para unos, disgusto para otros, porque se hace notar bastante en los bolsillos de los consumidores. No obstante, no es necesario gastar en grandes cantidades para celebrar unas Navidades sin prescindir de nada. Se pueden reducir los gastos si organizamos la festividad con cierta antelación. ¿En qué aspectos podemos ahorrar?

LOS REGALOS

Desde el mes de septiembre podemos comenzar a organizar los regalos para las siguientes NAVIDADES. Ello trata de realizar una lista de las personas a quienes les deseamos entregar un regalo en Navidad. Una vez sepamos a cuántas personas les deseamos regalar algo, podemos empezar a pensar en qué detalle darle a cada uno de la lista y anotarlo al lado. A veces, se nos ocurren hasta dos, tres o más ideas. Se pueden anotar todas y de las cuales al final se elige uno. Ya a partir de octubre o, incluso, desde septiembre mismo, podemos comenzar a comprar los regalos y guardarlos en algún lugar donde nadie los encuentra antes de tiempo. Esto nos permite dos cosas:

1) Repartir la compra en tres meses (septiembre, octubre, noviembre). Así repartimos los gastos y no los tendremos que afrontar todos juntos en Diciembre, en un solo mes.

2) Ahorramos comprando al precio normal antes de que suban los precios por el consumo durante las fiestas navideñas. Evitamos las colas de última hora y el estrés de que se nos podría pasar alguien por alto y tengamos que comprar cualquier cosa sin pensarlo y corramos el riesgo de que después el detalle no guste.

CENA DE NAVIDAD

A principios de diciembre (o incluso ya desde noviembre) conviene realizar una lista de la comida que deseamos preparar. Una vez tengamos el menú de NAVIDAD , anotamos los ingredientes de las recetas que nos hacen falta para poder preparar las comidas. Así, podemos mirar qué ingredientes nos hacen falta comprar y, en base a ello, realizamos nuestra lista de compras. Habrá algunos productos no perecederos que podremos comprar también con antelación y guardarlos en el armario. De este modo, reducimos la lista de compra de aquellos artículos que habrá que comprar al final a un mínimo. Siempre con una lista en la mano, realizamos nuestra compra para evitar que no se nos olvide nada. Una cena en casa con todos los seres queridos, familiares y amigos, no solo sale más económico, sino que al final es más placentero. Aunque no hay nada en contra de las cenas en los restaurantes, hay que considerar si prepararlas en casa no es más cómodo y placentero. Incluso, la responsabilidad no tiene por qué recaer solamente sobre una sola persona. Se puede pedir a alguno familiar o amigo para que ayude en los preparativos. En grupo, fortalece incluso la relación familiar y amistosa entre las personas implicadas.

Si preparamos todo lo que tengamos que hacer con bastante antelación no solo ahorraremos dinero, sino también en tiempo, evitamos o reducimos a un mínimo cualquier imprevisto, estaremos más relajados y la preparación sale mejor. Al final de la Navidad no estaremos tan agotados y nos quedará un recuerdo mucho más placentero. Estaremos más relajados cuando nos demos cuenta en la cuesta de enero que nuestra cartera no está tampoco tan agotada.

Prever los gastos y organizando todo lo que necesitemos nos ayuda a disfrutar más de las fiestas de la NAVIDAD.

ahorrar navidad

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: