Para empezar, invierte en el aislamiento de tu casa: buenos cierres, dobles cristales, material aislante en las paredes, así evitaras el frio en invierno y el calor en verano. Opta, en lo posible, por energías renovables y aprovecha al máximo las horas de sol. Utiliza los recursos de una forma equilibrada así que haz un uso eficiente de tus aparatos eléctricos intentando, sobre todo, no utilizarlos al mismo tiempo.

Al principio te parecerá que estás gastando y no ahorrando, pero recuerda que es sólo una inversión. En poco tiempo empezarás a ver una reducción notable en las facturas de gas y electricidad y recuperarás tu inversión en menos tiempo del que piensas.

Ahorrar en electricidad

Si te parece que tu factura de la electricidad se excede demasiado, no hay problema. A continuación te ofrecemos algunos consejos para ahorrar concretamente en tu factura de la electricidad:

  • Contrata la potencia adecuada para tu hogar. Revisa tu contrato, los intervalos de potencia para ver cual se adapta a tu perfil y las necesidades de tu familia. En caso de duda contrata la inferior.
  • También puedes beneficiarte, si se ajusta a tu tiempo, de la Tarifa de Discriminación Horaria (sólo en mercado regulado), si consumes electricidad en el horario Valle notarás una considerable rebaja en tu factura.
  • Modifica tus hábitos de consumo de energía, evitando, sobre todo, usar muchos aparatos electrónicos. Acuérdate de cerrar el televisor u otros electrodomésticos con StandBy, pues éste supone el 10% del consumo total de energía. También puedes desenchufar los cargadores.
  • Entre otras cosas, puedes cambiar las bombillas tradicionales por bombillas compactas o de bajo consumo, apagar la vitrocerámica instantes antes de terminar de cocinar, cuando el calor todavía se mantiene o procurar no dejar el frigorífico abierto más de lo necesario.

Ahorrar en gas natural

Y si lo que quieres es reducir tu factura del gas porque consumes demasiado y se sale de las previsiones que tienes para pasar el mes, te recomendamos algunas pautas para que en poco tiempo empieces a notar el cambio:

  • Aísla bien la vivienda, invertir en carpintería exterior o poner aislantes en las paredes ayudará a retener el frío y el calor al margen de la casa.
  • En tiempo de invierno evita las temperaturas altas en la calefacción. Por cada grado que bajes tu temperatura, estarás ahorrando un 8% de energía. Si la vivienda ha quedado bien aislada no tendrás problemas para bajar la calefacción.
  • No te excedas en la temperatura del agua caliente. Si bajas algunos grados podrás reducir tu factura y seguir gozando de agua caliente sin quemarte.
  • Asegúrate de que la instalación para producir gas y agua caliente esta en buen estado (tuberías sin pérdidas, rejillas en buen uso…) para reducir tu factura del gas.
  • Contrata la tarifa de gas que más se ajuste a tus necesidades, si dudas entre dos tarifas escoge las más baja, siempre estás a tiempo de rectificar si no fuera suficiente.

Puedes encontrar todos estos consejos y muchos más en la web llamada www.mybestoption.es.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: