La Cocina es un lugar donde, sin darnos cuenta, gastamos mucha energía, por eso es importante tener en cuenta nuestros hábitos mientras cocinamos.

50 ideas para ahorrar agua y energía es un libro muy interesante que nos da una serie de consejosque te permitirán, según comenta el libro, ahorrar hasta un 15% de tu consumo habitual de energía. Yo he recogido algunos de ellos, los que me parecieron más factibles, para que todos podáis ahorrar cada día un poco.

  • La comida, el recipiente y el fogón deben estar completamente combinados. Utiliza siempre el tamaño de recipiente más adecuado para la cantidad de comida, y el tamaño de fogón más adecuado para el tipo de cacerola.
  • Utiliza la tapa para acelerar el proceso de cocción de los alimentos en la cacerola. Podrás bajar el fuego y consumir menos, si la tapa ajusta a la perfección, consiguiendo el mismo resultado final.
  • No pongas más agua de la necesaria. tendrás suficiente con cubrir los alimentos, sobre todo si utilizas la tapa. Si utilizas el hervidor, pon sólo el agua justa.
  • Es preferible utilizar una hervidora a calentar el agua en la cacerola. Sólo tendrías que seguir hirviendo el agua en el fogón en aquellos casos donde los alimentos necesiten sufrir el proceso calentamiento progresivo.
  • Microondas: sirve, no sólo para calentar el vaso de leche por la mañana, si no también para hervir verduras al vapor (en un recipiente con un poco de agua y una tapa), preparar patatas al horno, etc. El tiempo de cocción se reduce drásticamente en todos los casos.

No hace falta cambiar drásticamente de hábitos de vida, pero tal vez si sea necesario cambiar ligeramente tu manera de consumir para reducir las emisiones de CO2. Contribuir en la lucha contra el cambio climático no es sólo una cuestión de los grandes gobiernos, como la cumbre de Copenhague en diciembre, sino también de pequeños gestos que todos nosotros podemos hacer.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: