Las aguas mansas.

Mi querida abuelita solía decir “Señor protégeme de las aguas mansas que de las turbulentas me cuido yo”, y este antiguo proverbio lo he llevado de bandera también en mi vida. Me gusta la GENTE transparente, que se enoja, que te dice de frente lo que siente y lo que piensa, la gente que a veces aparenta dureza por su carácter, pero que tiene más nobleza por dentro que aquellos que se lo guardan todo y te responden con una sonrisa suave cargada de hipocresía. No niego que haya personas buenas y con carácter suave y trato fácil, sí que las hay. Lo malo son aquellas que aparentan serlo y luego descubres que son peor que la víbora de la biblia.

Las relaciones humanas son muy complejas, y no todos tienen la cualidad de ser francos y abiertos con pensamientos y sentimientos. ¿No le ha sucedido a usted que cree estar de acuerdo con amigos y compañeros de trabajo en algún tema pues nunca han expresado su inconformidad y de pronto, sin previo aviso, hay alguien ofendido, molesto que se lo expresa a terceros o en el peor de los casos hasta recibe una demanda judicial? Por fortuna no ha sido mi caso, pero lo he visto muy a menudo, porque la gente confía en lo que los demás expresan y no ven más allá de la apariencia. Tenga en cuenta que la sinceridad es una cualidad no muy abundante, no espere encontrarla en toda persona con quien trata.

Es difícil evaluar a las personas con quienes nos relacionamos, a excepción que sea usted psicólogo o tenga el don de juzgar la personalidad del prójimo con solo observar su conducta. También hay personas difíciles de catalogar pues son muy variables de carácter. Pero hay algo de seguro, desconfíe del que nunca se molesta, del que siempre sonríe y está absolutamente de acuerdo con usted en todo. Ese que nunca le va a la contraria, que calla cuando los demás le dicen que algo está incorrecto y que siempre aparenta conformidad, se corresponde con frecuencia con las aguas mansas de las que hay que cuidarse.

Por tanto no se apure en eliminar de sus amigos a esa gente difícil de carácter, y elegir sobre ellos a los suaves de trato fácil. Vea más allá de la apariencia, no vaya a recibir un golpe inesperado que le haga luego desconfiar de toda la humanidad. Mire profundo en las personas, muchas veces lo que vemos no es lo que realmente es.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: