Parecería una de tantas propuestas desafortunadas u otra de esas soluciones milagrosas que intentan que acabemos absorbiendo; pero la realidad es que el AGUA marina va dando forma, cada vez más, a un futuro ligado a beneficios en la gastronomía y la salud. Se recomienda cocinar con ella porque mantiene intacto los minerales que proporcionan un buen nivel de nutrición en las personas. Contiene niveles que la diferencian del agua dulce en calcio, potasio, magnesio, selenio y hierro. Así hasta llegar a los 118 elementos de la tabla periódica, en su forma orgánica y biodisponible. Se potencia el sabor de los alimentos e incluso, en cocina, se suelen utilizar unos porcentajes de agua para cada alimento.

El agua de mar es eficaz en la desnutrición, pero también contra el cólera, la tuberculosis, etc. Así, se previenen enfermedades patológicas mejorando el medio orgánico. Se utiliza, asimismo, como una fuente de ahorro energético, pues permite sustituirse por el agua dulce cubriendo hasta un 75% de su coste, evitando la construcción y mantenimiento de plantas desalinizadoras. Se pueden reforestar con ella zonas desérticas y es buena en usos ganaderos y agrícolas.

Se ha experimentado con el agua de mar y se ha comprobado que arde a temperaturas altas, desprendiendo hidrógeno, que podría usarse como fuente energética.

Distintas organizaciones intentan, desde hace años, divulgar los beneficios del agua marina, considerándola fuente de HIDRATACIÓN y de nutrición. Se intenta razonar que su ingesta pueda provocar algún tipo de colapso, y desmitificar el ejemplo del náufrago que, según se rumorea, moriría si tuviera que beber ese tipo de agua.

En 2004 se experimentó con un grupo de personas en la isla de Fuerteventura. Se les dio durante una semana agua marina y no se observó en sus analíticas ninguna alteración aparente. En cambio, se comprobó que les había ayudado a perder PESO.

Agua de mar

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: