La GLOBALIZACIÓN se define como un movimiento de capitales que se suele limitar al núcleo de países industrializados, y esto deja fuera a ÁFRICA que, como continente, no cumple los requisitos necesarios para su inclusión en la economía mundial.

El crecimiento industrial de África ha disminuido notablemente en los últimos años por diferentes causas, entre ellas el encarecimiento de los transportes, seguros y telecomunicaciones. La participación de África en el comercio mundial se limita a productos básicos y materias primas, aunque su potencial geológico y energético sea de lo más interesantes del mundo. Además su principal fuente de inversión es la agricultura, que se ha visto quebrada por el incumplimiento constante de las reglas del comercio por parte de los países industrializados, ya que ha habido cantidad de importaciones a muy bajo coste.

Las financiaciones están más limitadas para África, así que ha tenido que ser acogido por las financiaciones del BANCO AFRICANO DE DESARROLLO.

Las privatizaciones que se han dado lugar en África no ha ayudado a que se recuperara del bache económico ya que el retorno de capitales es mínimo y el rápido crecimiento de la población no da lugar a su recuperación. Se añade la escasez de recursos familiares para hacer frente a niveles de extrema pobreza, siendo Níger, Malí, Burkina Faso, Burundi y Somalia los países más pobres, y su territorio entre los más desfavorecidos del planeta.

Tras la desesperada situación económica de África bajo aparición de la globalización se impone la necesidad de renovar las estrategias de desarrollo. Una estrategia que se pensó fue crear un fondo monetario africano, pero la idea fracaso. El último plan de reactivación defiende una estrategia económica basada en la agricultura, la educación y la sanidad pero África sigue sin cumplir las condiciones indispensables para entrar en la economía mundial.

El África negra

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: