adoquines

ADOQUINES DEL PILAR, ENORMES CARAMELOS TÍPICOS DE ZARAGOZA

   Los adoquines del Pilar son unos caramelos de gran tamaño, típicos de la ciudad española de Zaragoza, en Aragón. Los adoquines se fabrican en varios tamaños, los más pequeños son bastante más grandes que los caramelos corrientes, y los más grandes pesan medio kilo. Ni los niños ni los adultos pueden meterse uno de estos adoquines en la boca, por lo que la mejor manera de comérselos es romperlos en trozos, con la ayuda de un martillo ya que son muy duros. O si no, lamerlos hasta que sean lo suficientemente pequeños como para que sí que quepan en la boca, tarea que puede durar bastantes días. Pero la forma de comer los adoquines es lo de menos. A los niños les encanta que se les obsequie con caramelos gigantes, sea cual sea el grado de dificultad para comerlos. Y a los adultos también les agrada recibir este original souvenir de Zaragoza.

   Estos caramelos llamados adoquines del Pilar son muy fáciles de reconocer, no sólo por su tamaño, poco usual para caramelos, sino también por su envoltorio, ya que todos llevan una imagen de la Virgen del Pilar, patrona de Zaragoza y de España. Hay adoquines de varios sabores: naranja, limón, fresa, anís, y según cuál sea el sabor, cambia el color manto de la Virgen del Pilar en el envoltorio. En la parte interior del papel se pueden leer textos de coplillas y jotas aragonesas populares, normalmente con una nota de humor. El nombre adoquines les fue dado por su similitud, en un sentido exagerado, con los adoquines utilizados para empedrar las calles.

basílica del pilar

Origen de los adoquines del Pilar

   Los adoquines del Pilar, a pesar de ser tan típicos de Zaragoza, no fueron inventados en la misma ciudad de Zaragoza, sino en Calatayud, la principal localidad de la provincia después de Zaragoza capital, a 86 kilómetros de ésta. Calatayud, una bonita ciudad de 22.000 habitantes, tuvo su antecedente en la ciudad llamada Bílbilis en tiempos de los celtíberos y los romanos, por eso el gentilicio de Calatayud es bilbilitano. En 1920, el pastelero bilbilitano Manuel Caro Gormaz inventó estos caramelos, y en la actualidad se siguen fabricando en la misma confiteríaería Caro de Calatayud, a cargo ya de la tercera generación

calatayud

   Hoy en día los adoquines del Pilar son un producto emblemático no sólo de Zaragoza, sino de Aragón en general. Los adoquines son un regalo muy típico que las personas que visitan Zaragoza compran para llevar a sus familiares y amigos, especialmente si hay niños, pero también gustan a los adultos.

adoquines

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: