BEBÉS A LA CARTA

El otro día ví en la televisión un reportaje sobre los bebés reborn. Alguno de vosotros los conoceréis y sabréis de qué hablo, otros como yo, aún no tenéis ni idea de qué son estos bebés.

Pues bien, son MUÑECOS, pero no muñecos normales, imitan casi a la perfección a bebés reales. La textura de la piel del muñeco, las arruguitas, los párpados, en general todos los detalles de estos bebés están muy conseguidos. Algo qué no han conseguido aún, por su dificultad, es la creación de unos ojos que imiten bien los reales pero seguro que acabarán recreándolos a la perfección.

Estos bebés reborn cuestan entre 400 y 3000 euros. Las personas que aman estos muñecos prefieren hablar de adopción en vez de compra. Las empresas que los fabrican entregan en el momento de la venta un certificado de "adopción" del bebé reborn firmado por ambas partes.

¿Quién compra/adopta los bebés reborn?

En el reportaje que ví sobre este tema salían varios tipos de personas que en sus vidas tienen un gran hueco dedicado a los BEBÉS REBORN.

1. Personas con algún trauma. Hay gente que ha tenido malas experiencias cuando han querido ser padres. Estas personas perdieron sus bebés en un aborto natural, por enfermedad o por algún tipo de accidente. Este grupo compra el bebé reborn y lo cuida y lo mima como si de su hijo se tratara. Recuerdo una mujer que había tenido varios abortos y le preguntaron si no pensaba intentar de nuevo ser madre. Ella respondió que no, que con los bebés reborn se siente más segura ya que nunca se ponen malos ni se mueren. Esta respuesta me chocó y entristeció a la vez.

2. Personas que los trata como bebés reales. Pensaréis que esto es de lo que hablé en el punto anterior, pero existe una diferencia, son personas sin traumas. Esta gente decide no tener hijos y tener bebés reborn. Recuerdo que salía una pareja que tenía un bebé reborn y quería adoptar otro. El segundo que adoptaron es lo último en bebés reborn, la novedad es que hace pipí. Esta pareja cuida estos muñecos como si fueran sus propios bebés. Los pasea en el carrito, les llevan en el coche en sillitas para bebés, les cambian los pañales e incluso se los llevan a ver a los abuelos. En definitiva, hacen con ellos todo lo que harían con bebés reales.

3. Personas que los colecciona. Esta gente colecciona bebés reborn, unos tienen pocos y los van cambiando en la medida que van haciendo mejoras y otros tienen sus casas llenas de bebés reborn por todas partes. Dentro de este grupo incluyo a una señora que tenía su casa llena de bebés reborn por todos lados, no soy quién para juzgar a nadie pero para mi gusto rozaba la adicción si no llegaba a serlo. Iba todos los días a una tienda de cositas de bebés y compraba ropa o juguetes para sus reborns.

Algunas personas los llamarán locos o enfermos. Pero ¿en qué punto podemos llamarlo enfermedad?

Una psicóloga comentó y aclaró que las personas que compran estos bebés reborns no están necesariamente enfermas. Se habla de un problema cuando la persona que tiene bebés reborn le pone el cinturón de seguridad en el coche, por ejemplo. Mientras la mujer u hombre que adopta uno de estos bebés no olvide nunca que se trata de un muñeco, simplemente será una persona a la que le gustan los reborns como al que le gusta jugar con soldaditos.

Este mundo es muy interesante y avanzará la perfección de estos muñecos en un futuro. A mi me encantaría poder tocar alguno de estos bebés reborn y poder ver y sentir como son. Pero creo que estos muñecos pueden servir a parte de para coleccionar o superar mejor un trauma, para ayudar a padres primerizos a practicar antes de tener su hijo real.

Espero que esta humilde información sirva para conocer un poco este mundo o para darnos una leve visión sobre los BEBÉS REBORN.

 

 

Dificil decir que no es un bebé real a simple vista.

Los fabricantes de estos muñecos cuidan los mínimos detalles para imitar a los bebés reales.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: