Una investigación recientemente realizada en Escocia, asegura que la inclinación por comer alimentos grasosos y el consumo de alcohol se debe a nuestro ADN, pero especialmente esto afecta más a los europeos, afirma la Universidad de Aberdeen.

El estudio argumenta que existe en nuestro cuerpo una sustancia llamada “galanina”, este neuropéptido, que desarrolla su labor en el hipotálamo, es el que provoca que la persona coma y coma comida grasosa grasos y alcohol en mayores cantidades.

“La galanina es producida en un área del cerebro que controla el miedo y la ansiedad. Así, los cambios en los niveles de la sustancia afectan al estado emocional del individuo”, explica En Alasdair Mackenzie, líder del equipo de investigación, según publica la revista Muy Interesante.

La publicación ha sido difundida en el Journal of Neuropsychopharmacology y destaca que la “galanina”, afecta más a los europeos que a otros habitantes de otros países, por ejemplo:  los asiáticos, quienes tienen menor proporción de “galanina”.

Este descubriendo ayudará a "identificar potenciales medicamentos que podrán ser usados para desarrollar una nueva generación de antidepresivos, que reduzcan el ansia por la comida grasienta y el alcohol”, dijo el doctor Scott Davidson, descubridor de esta sustancia.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: