Por fin, después de toda una vida esperando, España se ha convertido en campeona del mundo de selecciones de fútbol. Hemos experimentado, hemos sufrido, nos hemos emocionado, hemos compartido y en definitiva hemos vivido y guardaremos este momento para siempre en nuestro recuerdo.

Después de todo, de tantas dificultades, los fracasos quedan atrás y es ahora cuando los demás nos envidian. Demostrando que lo del principio sólo fue un mal día, hemos demostrado nuestro habitual dominio del juego sumándolo esta vez a una gran solidez defensiva que nos ha permitido tener nuestra meta a cero en las cuatro eliminatorias propiciando que el gran Casillas haya logrado establecer nuevos registros de imbatibilidad en una fase final.

Justo que ahora el nivel del fútbol cae en picado, La Roja arrasa con un montón de ideas, recursos y soluciones que nos tienen que dar para mucho más. Somos felices de haber conseguido esto, pero mañana será momento de pensar que nuestro nivel de potencia se debe mantener históricamente consiguiendo nuevos objetivos y más entorchados de este calado.

Siempre queda algo por pulir en un grupo ganador. No es de recibo criticar en este momento a los débiles, pero en su conciencia tiene que quedar. Tampoco se puede definir como grosería ya que se expresa desde el respeto y el cariño, pero este es nuestro momento, quien lo quiera manchar que sepa que para nosotros es como una mierda en el camino, es ni más ni menos el aprecio que le vamos a hacer.

La emoción nos embriaga y el ánimo nos domina, aunque sea lo más fácil, sólo nos queda salir a las calles y agradecer el esfuerzo desarrollado por nuestros muchachos. Ellos sabrán valorarlo.

Más que nunca: ¡¡¡Viva España!!!

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: