adelgaza sin efecto rebote

¿Te gustaría ser siempre delgada? Pues Adelgaza para siempre, es decir, compra el libro de Ángela Quintas, una licenciada en Químicas que se metió a nutricionista para forrarse y seguro que adelgazas pero de miedo. A mí me pasó. Fue leer que un zumo de naranja me podía matar y quedé temblando, sin ganas de tomar lo que creía que era mi desayuno saludable y odiando las naranjas.

No os explico el proceso químico que explica que un zumo de naranja puede ser como un veneno en el estómago de algunos porque hay que leerlo en Adelgaza para siempre. También hay que leer como intenta convencerte esta señora de comer cada tres horas como los bebés recién nacidos. No harías otra cosa. Yo tendría que dejar de trabajar para dedicarme a comer, a temblar por los zumos de naranja y a convencerme de que he adelgazado para siempre.

El libro no te deja indiferente. La portada, por ejemplo, no es atractiva, pero sí llamativa. Ves una especie de salchicha tipo corazón sin forma atada y ya te asustas. Lo que no sabes es que el contenido del libro asusta más.

Ángela Quintás intenta vender su método. Por ejemplo, alguna comida entre las comidas fuertes te dice que puede ser un café con mucha leche porque la leche tienen proteínas. Pero la bollería industrial te la prohíbe tajantemente. Nada de donuts. Tú te compras un pastel en el convento de las Clarisas porque ahí no hay hornos industriales que hornean grasas polisaturadas y edulcorantes.

Me llamó la atención que el pan tenga azúcar. No lo sabía. Esto me hizo también dejar de tomar tanto pan. Puede ser que nuestra Ángela tenga razón. Después de todo, esta chica  es química. Algo sabrá, pero, lo que te aseguro es que con su libro Adelgaza para siempre no conseguirá que en este país deje de haber gente obesa.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: