1. Artigoo.com
  2. »
  3. Cómo se hace y Educación
  4. »
  5. Historia
  6. »
  7. acuerdos de paz en El Salvador

acuerdos de paz en El Salvador

ACUERDOS DE PAZ DE EL SALVADOR: PROPUESTA Y ACUTALIDAD.

Mil novecientos ochenta y nueve cerró con el país conmocionado por la violencia y la destrucción causada por la ofensiva final del FMLN y el GOES que tuvo un costo de más de un millar de muertos. Fue ese un año en el que los olores a muerte y pólvora se respiraban por todo el territorio nacional.

Paradójicamente, los acontecimientos de noviembre de 1.989, al mismo tiempo que crisparon los ánimos de ciertos sectores contra la solución negociada a la guerra, por otra parte reforzaron la necesidad histórica del diálogo y la negociación, al corroborar la inviabilidad de una salida militar y el fracaso de la política norteamericana en su tan promocionado propósito de formar un "ejército profesional y respetuoso de los derechos humanos".

Así, en abril de 1,990, bajo los auspicios del Secretario General de la ONU, el Gobierno y el FMLN firman un acuerdo de negociación en el cual se establecen objetivos, mecanismos y plazos de un proceso de negociación que, ésta vez, asume un carácter continuo e irreversible.

A partir de la firma de este acuerdo en Ginebra se suceden 20 meses de un agitado proceso de negociación, que muchas veces parecía condenado al fracaso, y que inclusive produjo importantes reformas en la Constitución política de 1.983.

El proceso de negociación culminó el 31 de diciembre de 1.991, cuando en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, amabas partes rubricaron el compromiso de firmar un acuerdo de paz definitivo a la "mayor brevedad posible". El acuerdo definitivo fue firmado el 15 de enero de 1.992 en México, mientras que el cese de fuego entró en vigor a partir del primer día de febrero.

El logro principal de los Acuerdos de Paz es la garantía de reducir el tamaño e influencia del estamento militar dentro de la sociedad salvadoreña, al mismo tiempo que se garantiza la depuración de los mandos militares y la subordinación del poder militar al poder civil.

Los Acuerdos señalan la necesidad de redefinir el sistema educativo de la Fuerza Armada en función de valores que "estimulen una relación siempre armónica con la sociedad civil". Asimismo, se declara la disolución de la Guardia Nacional y de la Policía de Hacienda, principales cuerpos represivos durante la historia reciente de El Salvador, y se establece la recomposición radical de la Policía Nacional para dar lugar a una nueva Policía Nacional Civil (PNC), con participación de miembros del FMLN, como un cuerpo policial verdaderamente profesional, en el marco de una nueva estructura de seguridad pública.

En materia judicial, los acuerdos establecen la creación de la Procaduría para la Defensa de los Derechos Humanos y el establecimiento de los criterios básicos que deberían regir al Consejo Nacional de la Judicatura y la escuela de Capacitación Judicial.

En el ámbito electoral, las partes se comprometen a promover un proyecto general de reformas del sistema electoral a fin de restituir credibilidad a los procesos eleccionarios y de garantizar la participación del FMLN en el juego político.

Finalmente, en el ámbito económico y social, la preocupación principal de los Acuerdos de Paz se centra en la solución al problema agrario, la búsqueda de medidas para aliviar el costo social del ajuste estructural, las modalidades de cooperación externa para la reconstrucción del país y la instalación de un Foro para la Concertación Económica y Social.

En resumen, y aún con todas las limitaciones que pudieran existir, lo que se consiguió en los Acuerdos de Paz no es en modo alguno desdeñable. No cabe duda que los Acuerdos han posibilitaron mejores condiciones objetivas para el desmantelamiento del militarismo en el país y para sentar las bases de la implantación futura de un auténtico Estado de Derecho, que garantizara el respeto a los Derechos Humanos.

"Ha llegado el momento de un nuevo acuerdo, ya no entre dos fuerzas en pugna. Hablo de un acuerdo nacional. Un nuevo contrato social que esté por encima de intereses políticos partidarios o sectoriales", dijo el presidente Elías Antonio Saca al convocar a los actos de celebración.

El Gobierno y la guerrilla suscribieron la paz el 16 de enero de 1992 en el Castillo de Chapultepec, en México, poniendo así fin a un cruento conflicto en la época de la Guerra Fría, que dejó más de 84.000 muertos, 8.000 desaparecidos y donde hubo 12.000 presos políticos.

En este momento de críticas y nuevas reivindicaciones, la oposición celebró hoy sus actos conmemorativos de los 15 años de Paz de forma paralela, frente a la Catedral de San Salvador, en la Plaza Barrios, que se vistió de rojo para celebrar la 'fiesta rosa' de los Acuerdos de Paz. Así la oposición reclamó los incumplimientos del Gobierno de estos pactos que posibilitaron el fin de la guerra civil.

Desde las 14:00 horas (22:00 hora española) hasta las 19:00 horas (03:00 horas) convocaron una concentración en la citada plaza salvadoreña, de forma paralela a los actos que organizó el Gobierno en la Feria Internacional.

En la plaza Barrios se organizó un acto, que la oposición organizadora definió de "político cultural" en el que el coordinador general del FMLN, Medardo González y el jefe de la fracción legislativa, Salvador Cerén y otros miembros de la comisión política del partido de izquierda, proclamaron sus discursos.

Tras el periodo de oratoria, también celebrarán los 15 años de paz en el país con música popular, batucada y rock, según confirmaron miembros de los farabundistas. Según informó hoy el diario 'El Salvador' los dirigentes rojos tenían previsto asistir a los actos oficiales y después acudir a los que ellos organizaron.

Gracias a los acuerdos de Chapultepec las ametralladoras callaron y los aviones dejaron de bombardear los poblados. Además las constantes matanzas de campesinos llegaron a su fin al igual que los asesinatos políticos. A pesar de la amnistía para buscar la reinserción de todos los actores del conflicto en la sociedad, hoy muchas heridas permanecen abiertas.

"La sociedad estaba partida en dos por la confrontación, muchas vidas se perdían diariamente y los acuerdos crearon las condiciones para un cese al fuego y abrieron el camino hacia la democratización", recordó la ex comandante guerrillera Ana Guadalupe Martínez.

Tras la firma de Chapultepec las estructuras militares del FMLN se reinsertaron en la fuerza armada de El Salvador, que llegó a contar con más de 60.000 efectivos. Los cuerpos de seguridad pública, responsables asimismo de numerosos crímenes, se disolvieron y todos juntos crearon una nueva Policía Nacional Civil. Poco después surgió la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos.

DESENCANTO ACTUAL

Aunque el objetivo global de los acuerdos era transformar al país y reconciliar a los salvadoreños, poco a poco fue llegando el desencanto a diversos sectores y ahora El Salvador vive una vorágine de violencia, con una media de 10 asesinatos al día. La delincuencia organizada creció y las maras o pandillas se expandieron por el país aterrorizando a la población que sufre constantes extorsiones, vejaciones y asesinatos.

"La gente está desencantada y no siente que la paz llegó porque está cada día más angustiada por la pobreza, el desempleo, el alto costo de la vida y la inseguridad ciudadana", señaló el obispo capitalino monseñor Gregorio Rosa Chávez.

"Además de reafirmar que hay acuerdos que no se han cumplido, queremos señalar que esta celebración tiene un componente de compromisos y será a partir de la voluntad política de los firmantes de que se resuelva esta situación por la vía de diálogo y retomar el espíritu de los acuerdos de paz", dijo el ex comandante guerrillero del FMLN, Salvador Sánchez Cerén.

Cerén indicó que los distintos partidos políticos y el Gobierno salvadoreño convinieron realizar unos actos de conmemoración conjuntos donde suscribirían un documento de compromisos políticos que lleven al país hacia la pacificación social.

Por su parte, uno de los firmantes de los acuerdos de Paz, el general Mauricio Vargas dijo que éstos "ya fueron cumplidos", y que después de 15 años se vive un momento de "felicidad aunque no de satisfacción". Vargas aseguró que no tiene la satisfacción total "porque en los campos económico, político, social, en amplias libertades y el respeto de las leyes, todavía creo que hay mucho camino que andar", indicó.

Respecto de esa declaración conjunta el presidente de El Salvador, Elías Antonio Saca, dijo que no representarán un nuevo pacto y que los Acuerdos de Paz ya se finiquitaron. Saca dijo que aún no se sabe si los partidos firmarán el nuevo documento que pretende lograr nuevos compromisos, según informó el diario local 'Colatino'.

Uno de los aspectos que incluiría ese documento, que aún está en proceso de ejecución, son las compensaciones a lisiados de la guerra civil y sus víctimas.

Un ex soldado del entonces Batallón Atlacatl --una fuerza de elite entrenada en Estados Unidos--, Efraín Fuentes, que hoy tiene 46 años de edad, indicó que sus antiguos compañeros reciben pensiones de entre 41 a 88 dólares. "Con eso no tenemos ni para pagar la luz y el agua y no alcanzan para darle de comer a la familia", señaló Fuentes.

"Nosotros no estamos firmando Acuerdos de Paz, esos ya pasaron, lo que se quiere sacar es una declaración, donde se le pueda dar fin a ciertas cosas. Esto es como los planes de Gobierno, uno comienza una obra y está encamino, pero los acuerdos están cumplidos, lo que recomienden yo lo voy a tomar con importancia, pero vamos a sentar a buscar soluciones", expuso Saca.

 

 

Comparte este Goo:


¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo:

Aún no hay ningún comentario. Se el primero en comentar este goo

Deja tu comentario:

Si quieres recibir un mail cuando alguien responda un comentario en este goo, marca esta casilla.