ACUÉRDATE DE MÍ

ACUÉRDATE DE MÍ

¿Qué propensos somos a engañarnos a nosotros mismos? ¿Somos realmente capaces de ser honestos con nosotros mismos al hablar con Dios? ¿Nos acordamos a diario del verdadero origen de nuestra justicia?

Esta es la oración que está haciendo aquí Nehemías. Es una gran oración para todos nosotros. Dios nos ha colocado en un momento crítico de la historia humana. Las voces de todos los grandes dirigentes del pasado permanecen silenciosas, en lo que a esta generación se refiere. ¿Quién va a alcanzar a los drogadictos?

¿Quién va a alcanzar a aquellos que se están esforzando por subir la escalera del éxito, intentando satisfacerse a sí mismos mediante la ganancia material y las posesiones? ¿Quién va a alcanzar a los cientos de miles que están espiritualmente en la bancarrota, a todas esas personas que nos rodean? No vienen a la iglesia. ¿Quién les va a hablar? Dios nos ha llamado a un ministerio para alcanzar a estas personas, y necesitamos la ayuda de Dios para hacerlo.

Así que, Señor, busca en mí y conóceme y mira si hay alguna maldad en mí, y guíame al punto donde yo también pueda ver eso”. Esto es lo que está pidiendo el salmista. Recuérdame con Tu favor, O mi Dios.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: