Un vendedor de frutas permanecía sorprendido cuando era visitado por una adorable anciana quien a diario iba a comprarle y se retiraba luego de pagar sin replicar ni vigilar el peso con el cual le facturaba.

Sin poder contener más su curiosidad, le dijo: «¿A usted no parece importante si le robo o no?».

Y porqué habría de preocuparme, replicó ella. «Yo sólo perdería unos pocos gramos de frutas, pero usted se convertiría en un ladrón reconocido y estaría más perjudicado si así lo hiciera.

Para facilitar tu misión y despertar, a través del libre albedrío se te ha concedido la facultad de actuar a tu antojo. Fuiste diseñado para amar, sentir, comunicar, crear y disfrutar esta experiencia terrenal, en medio de unos aprendizajes; por tanto, no engañas a los demás… ¡Te engañas a ti mismo!

La invitación es hacer un alto en tu vida, escuchar tu corazón y por tu propia decisión dejar de lado el “que dirán”, o la presencia de una supervisión o vigilancia y tener consciencia de dar lo mejor de ti mismo en cada instante.

La energía del universo y la Sabiduría Divina iluminen este día de fe y esperanza

Heidman Janeth Ballesteros Ruiz

Guillermo Velosa Arbeláez

Eliath Javier Pérez Ballesteros

Consultores Motivadores Organizacionales

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: