esencia alma

¿En la actualidad sabemos del alma?

Algunas veces me he formulado esta pregunta. ¿Existe para la gente actual, el alma? Tanto, que he insistido casi siempre, en esta pregunta retórica, con la esperanza de encontrar una respuesta que por lo menos, arroje luz sobre lo que afrontamos cada día; actividades, vivencias, que reclaman de nosotros una respuesta a través de las actividades del día a día.

Desde tiempos inmemoriales quedó establecida una dualidad entre el alma y el cuerpo, se conocen infinidad de variantes planteadas como escenarios diferentes, lo que a mi juicio, estas concepciones al parecer, parten de un ser humano en busca de un principio místico que se trata de identificar, bajo un principio corpóreo; corazón, cerebro.

Lo biológico y el alma

Las cuestiones de orden biológico, como la percepción de abandono, la apatía y la premura por vivir la vida, retratan la carencia de un espacio adecuado para tener un alma, por esto nuestros sufrimientos o alegrías, raras veces se manifiestan y pasan a somatizarse, transformándose en un fardo pesado que compartimos con nuestras miserias y, acabamos volviéndonos seres banales por fuera y débiles interiormente.

Los medios comunicacionales masivos se aprovechan de esos estados anímicos sometidos, para nublar con imágenes nuestros deseos, que sutilizan esa delgada línea que aparta el deseo y la realidad. El deseo de posesión, confronta la frustración del no tener y la llama interior muere. Esta situación tiene connotaciones notables en el escenario familiar y en el personal. Para encontrar el bienestar y la felicidad dependemos de servicios y cosas que otros ponen a nuestra disposición, por los cuales tenemos que pagar el precio establecido.

lo divino

Traspasando más allá de esto, no hay nada…, no queremos hablar ni ser escuchados. Lo cual se suscita generalmente, cuando se confunde la singularidad con el individualismo. De esta manera se conforman en nuestro subconsciente las falsas personalidades…, según nuestras carencias.

El valor de lo humano y lo divino

¿Dónde está el valor divino de lo humano? ¿Es que acaso, solo somos íconos planos sin profundidad ninguna, infundidos en su imagen? Algunos dicen que el alma está prisionera en nuestro cuerpo. Vemos, que en los principios de la ética o la política de nuestros días, se estima una parte de la degradación del ser humano. El acercamiento por grados a los textos santos, puede apalancar la idea de que solo el amor de Dios puede, darnos consuelo y reconfortarnos y aliviarnos de nuestros temores. Aunque El, es invisible a nuestra vista, está ahí desde un principio, manifestándose a través de nosotros (hombres y mujeres), dudaron, vieron y creyeron.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: