En la actualidad el ghosting en la relación

En la actualidad las cosas cambian de un momento a otro y sin mucho protocolo se convierten en moda, que casi todo el mundo acata sin rechistar, solo porque; está de moda. En días resientes pasó por mi vista un artículo, de una técnica nueva aplicable para dejar una relación, denominada ghosting (fantasma), Su aplicación: Volverse humo, pintarse de colores sin más. Sin explicaciones, sin anestesia, sin aviso ni protesto. Entendiéndose que cuando se practica el ghosting la relación termina ipsofacto.

Procedemos a entrar en las redes sociales se eliminan los perfiles, bloqueamos al (la), ex del Facebook, no le respondemos los mails, ni mensajes de ningún tipo, le dejamos las dos palomitas azules sin respuesta y que en su mente solo sienta el repique sordo de campanas. ¿Fácil? ¡Quizás! Aparentemente esta acción la hacen por lo menos seis de cada diez personas en el mundo, liberándose de los remordimientos o sentimientos de culpa, evitándose un incómodo drama. Pero es posible, que el drama comience precisamente en este momento del abandono inmisericorde.

Se dice por ejemplo; que aquellos que apoyan esta practica del ghosting, ella; te libera de las odiosas conversaciones, incómodas por cierto, donde es común que alguno de los dos termine pidiéndole al otro que regrese, que se quede, o en su lugar; explicaciones del porqué la relación se han terminado. Sin embargo, el ghostin no es una técnica nueva, el nombre tal vez porque; a mas de uno le ha pasado que los han dejado con los ojos claros y sin vista, solo humo.

Hay una conseja muy popular, desde tiempos inmemoriales que reza; que ignorar a un ser humano es lo más doloroso. No existe, no vive, algo más insignificante que un gusano… Por supuesto que esto implica un modo de maltrato, más bien.

despedida

Las relaciones humanas cosas baladíes

Infortunadamente, las relaciones humanas se han convertido en cosas baladíes, la modernidad y la tecnología han echo que los sentimientos se conviertan en algo acomodaticio. Poner los pies en polvorosa al parecer es más cómodo que afrontar los errores. Hacernos de cuenta que el otro no existe, pasando por encima de lo que siente, aparentemente es más fresco. Porque; el hablar de lo que se sintió o de lo que ya no despierta emociones es un fastidio. Por más que haya sido una relación gratificante en sus comienzos, amigos con derechos, o simple y llanamente sexo, en este momento eso ya perdió vigencia. Entonces, mejor nos vamos con viento fresco a otra parte, sin mirar atrás.

Podría ser que, todo dependa de como haya sido la relación y las razones que la llevaron al final, lo cual puede ser que nos lleve al ghosting. Pienso que lo más razonable sería, alejarse del otro (a), por algún tiempo para sanar las heridas o al corte definitivo, evitando de esta manera una relación tóxica pero; ¿apartarnos sin más? Creo que existe una acción de cobardía y mucho de infantilidad ¿Donde está la compasión? ¿La solidaridad, la humanidad?. Es seguro que la compasión haría que nos pusiéramos en los zapatos del otro (otra), entendiendo que es un ser humano, que es digno de un adiós bien entendido. Hay que ser agradecidos, en una época se relacionaron, amaron, intimaron. Lo menos que puede merecer de nosotros es un trato delicado, justo.

Una despedida sana, permite a ambos dos, expresar lo que sienten, reconocer los errores y aceptarlos para, que no haya una próxima vez en lo posible. Un adiós, sentido, firme, en libertad, de buenos sentimientos. Cualquier ser humano, al menos debe merecerse esto, sin que olvidemos aquella conseja que todos conocemos; no hagamos a los demás, lo que no queremos que nos hagan, en el entendido que si la relación se ha terminado, sea cual sea su tipo, es mejor afrontar sus consecuencias, que salir corriendo vergonzosamente. De los fantasmas generalmente, nadie guarda un buen recuerdo

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: