El acto de bendecir y ser bendecido

En nuestra cultura existe una costumbre acendrada hondamente desde tiempos ancestrales, por religión o por motivos culturales, cuál es; el acto de bendecir o ser bendecido. Pedir la bendición o aceptarla. ¿Cual es su real significado, siendo un acto tanto divino como humano?

Cuándo asumimos el acto de bendecir, esto no es más que hacer una apertura de nuestra mente y corazón, para no tener una visión parcial de lo que vemos, sino más bien un horizonte pleno, más generoso, amable, y que nos acerque al amor. Si miramos a una persona aquejada de cualquier dolencoa o enfermedad, al bendecirla quiero ver su salud. Sin negarme a la realidad, me sumerjo en una observación más honda, trascendiendo mis juicios personales para calificar con la mirada del amor. Es posible que me pregunte. ¿Que miraría Dios en esta persona o en esta situación? Y ponerlo todo en ese pensamiento.

En los nuevos descubrimientos cientistas se ha demostrado que la realidad es cambiante, incluso a niveles insospechados, cuándo la percepción del observador cambia. Luego entonces colegimos que; el acto de bendecir es trascendente, en varios aspectos, para el destino de nuestra bendición.

divino

Cambio de percepción

Entonces, si cambiamos la percepción, los milagros hacen acto de presencia. La conclusión sería que, el mundo sería un espacio más agradable para vivir si tuviéramos cada vez una bendición a flor de labios y del corazón que; un juicio limitado por nuestro sentir interno, en ocasiones lleno de temores.

La vida nos regala una bendición cada día, a pesar de los yerros de cada momento en este plano, sale el sol cada mañana, nos levantamos y nos ponemos de pie, con solo este simple acto, todo es nuevo. Prosigamos con el ejemplo que la vida nos ofrece; dediquemos una mirada amable a cada situación. Y seremos testigos de la renovación del mundo cada día.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: