A propósito del bullyng o acoso. La palabra que ronda tanto las redes sociales y los medios de comunicación en este tiempo, fue parte de mi vida y la de muchos niños y adolescentes, que pasaron inclusive parte de la adultez siendo presa fácil del acoso.

Aunque entonces no tenía nombre, hay algunos puntos que sin duda hace unos años y ahora, facilitan que exista esta forma de violencia, que cada vez se vuelve más común.

El tipo de personalidad, parece ser un detonante de este tipo de comportamientos. Ser sumiso, poco expresivo y pasivo, son algunas de las características de personalidad que al parecer podrían favorecer que iniciaran comportamientos violentos. Por lo general los líderes positivos o negativos, tienen una personalidad fuerte, con predominio del manejo del lenguaje, capacidad para influir en otros, entre otros. Pareciera, en términos generales, que son estos últimos quienes son violentos y los primeros los agredidos.

Las diferencias marcadas entre las personas o más bien, la intolerancia ante la diferencia, es una causal de la violencia y el acoso. Cuando hacemos la diferencia entre la mayoría, por el color de piel, la estatura, el nivel social, cultural o económico, podríamos ser blanco fácil de acoso. Por otro lado, pertenecer a la minoría nos genera humanamente un sentimiento de indefensión aprendida, que podría hacernos incluso más vulnerables.

Las aficiones, son también una característica importante, ya que quienes son acosados o violentados, no son por lo general, los lideres de equipos de deportes o grupos como teatro o la emisora. Contradictoriamente con lo que debería ser, son los más inteligentes, los que se dedican a estudiar, quienes pasan su tiempo libre en la biblioteca, los que se convierten en el blanco de este tipo de actos violentos.

La actitud frente al acoso, es un punto muy importante, ya que se es acosado a quien en gran medida no contaría a personas con autoridad de estos hechos, quienes se dejan sobornar, agredir y se vuelven tolerantes a las malas palabras, las actitudes de desprecio y hasta los golpes. Los acosadores por lo general estudian con detenimiento estas personas, para tener más fácil su trabajo, eligiendo quienes prefieren no reportar o evitar problemas.

Es tan importante fortalecer la autoestima y el carácter de quienes son acosados, como identificar y erradicar la conducta violenta de quienes encuentran placentero herir psicológica o físicamente a otros, empezando por las figuras de autoridad como, padres, maestros y abuelos, desde casa si es posible cambiar comportamientos y hacer mejor cada día nuestro pequeño mundo.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: