Aceptar amor es cosa dura

Para vivir en pareja es imprescindible conocer el valor de renegociar. Aceptar amor es cosa dura. Tenemos que decir que no solo el que da está amando. Tomamos cuenta, de cuando damos demás, es porque automáticamente empezamos a pedir de forma que, sentimos dolor por la falta de reciprocidad. El equilibrio radica en dar y recibir de la misma manera. Dar y prodigarnos en demasía, e igual recibiendo de tal forma. Nos convierte en deudores con nosotros mismos.

Por eso la fórmula sería, si logramos conocerla, en aplicar la mitad y mitad para recibir como para dar. Esto quiere decir que tenemos que aplicar un límite si acaso estamos dando mucho. Esto producirá un sentimiento de rabia íntimo y seguramente no tendremos compasión para vengarnos. Se da por descontado que, el que recibe mucho queda discapacitado de dar un poquito más.

Entonces la tarea debe comenzar por darnos cuenta, del tamaño de nuestros baches para comprender que lo que verdaderamente nos hace sufrir, son; aquellas penas que buscan emerger para ser conseguidas por la claridad de la consciencia. Para aprender de nuevo hay que volver al pasado, con las ganas de alcanzar la cotidianidad, sumergidos en el cambio. Las dependencias comienzan con la carencia de las manos que pudieron sustentarnos cuándo éramos niños. Pero; volver al pasado a buscar a que echarle la culpa, nos niega el amor que nos merecemos hoy.

nada es imposible

Es necesario saber…

Es necesario saber algo que a veces no tenemos claro. También existe una relación de pareja con nuestros hermanos. Así que, tenemos que apoyarlos, más, jamás mantenerlos. Sería irresponsable, el pensar que nosotros podemos ser mejores. Ellos finalizarán despreciando nuestra ayuda sin ninguna duda. Su rabia hacia nosotros viene de hacernos comprender, que, su vida es tan preciosa como la nuestra. Echándonos en cara que no somos sus padres y menos sus mentores. Es válido apoyar a nuestros padres con parte de lo que hacemos, con el regalo que nos dieron para vivir.

aprender

Entendiendo que no es la vida, para entregárselas a ellos. Más bien cuidar la vida como un regalo, con alegría y luego dar de allí. Para terminar, eso de dar sin esperar nada a cambio, termina siendo la trampa preferida, para luego reclamar el amor que tiene su vacio antiguo. Renegociar significa, estar en orden con nosotros y luego con nuestras relaciones. Amar es una hermosa tarea que escogemos si estamos decididos a crecer, Ver claro, comienza con visualizar algo frente a nosotros. La culpa termina por ser el principio del sufrimiento.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: