La Acanthosis nigricans

La Acanthosis nigricans, -esas manchas oscuras en la piel, que a veces pasan inadvertidas-, es una dermatosis caracterizada por hiperpigmentación y engrosamiento cutáneo de aspecto aterciopelado, principalmente en el cuello y las axilas; en algunos casos está acompañada de pequeños tumores conocidos como fibromas blandos o pédulos.

La presencia de Acanthosis nigricans se ha considerado actualmente como marcador de hiperinsulinismo e insulinorresistencia. Según algunos estudios, el carácter anabolizante de la insulina favorece la estimulación en la piel de fibroblastos y queratinocitos, los cuales son precursores de esta dermatosis.

Por lo tanto, la Acanthosis nigricans es un indicador más, del alto riesgo del paciente de padecer una diabetes mellitus tipo 2.

Además de la hiperinsulinemia existen otras causas de Acanthosis nigricans, como los procesos malignos (neoplasias del estómago, pulmón, colon, recto, linfomas). También puede estar presente en la acromegalia, el síndrome de Cushing, la enfermedad de Addison, el hipotiroidismo y el hiperandrogenismo.

Se ha asociado la aparición Acanthosis nigricans al uso de algunos fármacos como el ácido nicotínico y los anticonceptivos orales.

Sin embargo, lo más significativo de LA ACANTHOSIS NIGRICANS (esas manhas oscuras en la piel que a veces pasan inadvertidas) es su relevancia en la prevención de la diabetes mellitus tipo 2, pues pudiera estar anunciando, antes que otros marcadores metabólicos (circunferencia abdominal, niveles de HDL colesterol, triglicéridos y de glicemia) el desarrollo de una INSULINORRESISTENCIA.

La Acanthosis nigricans y la diabetes mellitus tipo 2

La Acanthosis nigricans y la diabetes mellitus tipo 2

La Acanthosis nigricans y la diabetes mellitus tipo 2

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: