El absurdo de controlar el futuro

Es un absurdo de nosotros los seres humanos, el tratar de controlar de cualquier manera el futuro, por lo que siempre estamos insertados en la incertidumbre, que es la cuestión de ignorar si lo que nos deparará la vida se concretará, o llanamente el no saber que nos deparará mañana. Este miedo nos obliga a planificar todo lo que concierne a nuestra ruta de vida, cada decisión debe estar precedida por, reglas, enseñanzas y normas.

Quizás, lo único que podríamos aprender de los planes que elaboramos de nuestras vidas es, que no hay que hacer planes, porque; en tanto, la vida se nos escapa de las manos, mientras nosotros perdemos tiempo planificándola. Es, cómo cuando estamos viendo un programa de televisión de nuestra preferencia y la señal se distorsiona, entonces nos ponemos de pie diligentemente para tratar de sintonizar mejor el televisor, sin darnos cuenta que mientras hacemos esto ya nos habremos perdido una buena parte del programa en cuestión.

Reflexionemos; pasamos la vida pensando en el inmediato futuro, tratando de optimizarlo y, se nos pierden momentos preciosos de la vida presente. Cuándo tratamos de planificar nuestra existencia, imponiéndonos metas ancladas, inspiradas en estereotipos, es la forma idónea de perdernos la vida, es el camino preciso, para enfrentarnos a la desilusión y la frustración.

cambios

¿Por qué sentir temor a la incertidumbre?

Aprendamos a vivir con ella, la inconsistencia de la vida es algo negativo para nosotros, cuándo queremos controlarla y manipularla. Aprovechemos cada nuevo evento, cada experiencia, cada ruta que la vida nos abre, debemos considerar que ningún camino es inflexible, sino todo lo contrario, maleable, manejable…, tanto, que debemos asumir que nuestra vida puede cambiar en un instante y este hecho tácito, no debe desilusionarnos ni despojarnos de la esperanza, al contrario; debemos buscar en ese cambio una oportunidad de convertirnos en mejores seres humanos.

El hombre, afortunadamente está condenado a ser libre. Condenado porque no se ha creado así mismo, más sin embargo, no obstante, una vez arrojado al mundo, es responsable por él y por todo lo que hace. El hombre sufre la condena de reinventarse a cada instante.

 

el miedo

La vida es un interminable aprendizaje, la experiencia por sí misma es la mejor lección que la vida nos ofrece, infortunadamente el problema en la generalidad de nosotros, estriba, en que no somos capaces de poder identificar esa lección que la existencia ha puesto a nuestra disposición, somos incapaces de reconocer que hemos crecido como personas en el tiempo y, que somos un producto de esas vivencias; que la vida ha formado nuestro ser, tal como somos ahora,

Todos somos sobreviviente de la propia adversidad, de nuestros problemas, por todo el dolor que hemos resistido…, mil veces reinventados, hemos enfrentado a la vida a cada instante, afrontando a la muerte en cada soplo de vida que escamoteamos a la existencia y muy a nuestro pesar, no somos capaces de percibir que hemos triunfado.

 

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: