Abrazar a la vida.

ABRAZAR A LA VIDA

…hay veces en nuestra vida que necesitamos la recompensa de una segunda oportunidad para disfrutar de las cosas más simples. Admirar cosas que antes te pasaban desapercibidas por vivir tan deprisa.

Vivimos en un mundo, donde nos marcan las exigencias y las velocidades obligándonos a estar en continuo movimiento. El compás, que marca los acontecimientos que la propia sociedad donde vivimos impone, nos impide que bajemos ese ritmo. Sin apenas darnos cuenta se nos pasan los días y cuando nos venimos a fijar ya hemos dejado atrás demasiados sueños por cumplir, por falta de haberlos planificado mejor o porque la vida la fundamos de modo diferente al que soñamos cuando éramos más jóvenes. No significa que nos arrepintamos de la que hayamos construido hasta el momento, sino que al dedicarnos al estudio, al constituir una familia o emprender nuestro propio trabajo, hemos aparcado muchos de nuestros añorados deseos que un día habíamos planeado o algunas de nuestras aficiones que desde ese entonces nunca hemos encontrado el momento adecuado para realizarlas. Indiferentemente sea cual sea la cuestión, se nos olvida que la vida es para vivirla despacio y disfrutar de ella.

Quieres abrazar a la vida cuando básicamente te das cuenta el valor tan grande que tiene y te aferras a ella con todas tus fuerzas.

Abrazar a la vida.

De repente llega un momento sin esperarlo en el que descubres que la vida es corta. Bien sea por alguna enfermedad o por un accidente, que te marca la vida por completo. Pruebas que te hacen ver; lo que siempre ha sido, pero que al vivir envuelta en muchas cosas permanentemente ocupada no te habías detenido a pensar. Ni te habías dado cuenta lo precipitadamente que se te iba la vida. Y ahora quieres abrazar tu vida con toda tu alma.

Abrazar a la vida.

Miramos a nuestras espaldas y vemos cuanto tiempo hemos desaprovechado en cosas insignificantes y sin sentido. Ahora ansiamos disfrutar de las cosas más simples, porque la vida nos ha castigado y queremos aprovecharla lo mejor posible. Queremos ABRAZAR A LA VIDA por encima de todo, porque sabemos lo que cuesta vivir. Pretendemos abrazar todo, disfrutar del paisaje que nos rodea, de esas montañas que tanto añorábamos haber recorrido, de la briza del mar... queremos lograr abrazar lo que antes se nos escapaba por no poderlo disfrutar.

Nada le da más carácter a la vida en el momento que las responsabilidades que asumas a partir de este instante. Para cambiar la vida muchas veces debemos modificar la forma de pensar. La manera que piensas va a determinar cómo te sientes y como te sientas influirá en como actúas, estableciendo esto tu manera de abrazar a la vida. Es una especie de círculo, de ti dependerá aprender a valorar lo que ahora tienes y a dar gracias por esta nueva oportunidad de abrazar a la vida con todas tus fuerzas. Se dice que maduramos con los años, con las experiencias. Pues esto es símbolo de ello, el mirar, analizar y aprender de lo ya vivido. Para saber aprender abrazar nuestra vida.

La vida es un camino donde no hay vuelta atrás, en la vida las oportunidades solo se tienen una vez, no vale la pena dejarlas pasar, si Dios te la premio resiste y vive. Y procura abrazar la vida con todas tus fuerzas, porque tu lucha no ha terminado y vas a continuar defendiendo sin descanso tus ganas de demostrarlo al mundo entero.

Abrazar a la vida.

Normalmente nos vemos influenciado por los problemas o por las acontecimiento que en un momento determinado nos marcó, pero es la forma de afrentarlos los que nos animan a seguir más allá. Si te quedas lamentando ese periodo de la vida, te ves desanimado y perdido sin ánimos por recuperarte; pero si por el contrario lo afrentas con una esperanza por muy pequeña que sea, encuentras el camino más llevadero y por muy dura que sea una recuperación, siempre será más fácil de sobrellevar.

A veces el camino es  difícil y largo, pero no hay prisa solo hay que vivir. Y vivir significa abrazar a la vida, con ilusión.

Abrazar a la vida.

Yo siempre he dicho que la mejor medicina que vas a tener va ser tu propia sonrisa, cuando agotes todos tus recursos, continúa abrazado a la vida con ella y observaras que con esfuerzo todo en esta vida se puede conseguir.

El dolor es algo que no podemos evitar, al igual que retroceder lo vivido, pero podemos aprender a convivir con él y continuar ilusionados queriendo abrazar a la vida con pasión.

Enseñemos a otros a Abrazar a la vida.

*Tarjetitas y trabajo realizado por…Noemi!!!*

Abrazar a la vida.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: