Fe en Dios

Abraham, Padre de la fe

ABRAHAM es considerado el Padre de la fe por los cristianos. Es el fundador de la nación de Israel, un hombre de gran fe, visión y entrega. Abraham vivía en Ur de los caldeos, y Dios le señaló que saliera de esta ciudad y se dirigiera a la tierra que El le mostraría. Abraham obedeció, partió rumbo a lo que hoy es Palestina, se quedó a vivir allí, y Dios lo bendijo con riquezas, respeto y un hijo a través del cual surgiría el pueblo judío. Hablar de Abraham es evocar la fe. Recordar a Abraham es reconocer que la fe en Dios da crecimiento y bendiciones. La fe es "la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve", es creer y confiar en Dios y en sus promesas. 

Abraham es el Padre de la fe, porque nos enseñó a vivir por fe

Abraham nos sigue asombrando por la vida de fe que vivió. Veamos, Dios le pide que salga de su zona de confort (de su ciudad) a una tierra desconocida. Se requiere confiar absolutamente en Dios para tomar el riesgo de ir de lo conocido a lo desconocido, y Abraham lo hizo. Si deseas crecer en la vida, necesitas tomar riesgos, confiar en que Dios estará a tu lado para guiarte y proveer lo que necesites. Esta es la clase de fe que te permitirá un crecimiento óptimo.

ABRAHAM al obedecer a Dios recibió la promesa de que sería "Padre de multitud de gentes" y en el serían "benditas todas las naciones de la tierra". Su descendencia sería tan numerosa e imposible de contar "como las estrellas en el cielo... y la arena del mar". Abraham creyó esta promesa, a pesar de que Sara su mujer era estéril. De hecho, ella dio a luz a los noventa años de edad. Solamente un hijo de Sara tuvo Abraham, le puso por noombre Isaac. Notemos, si bien su descendencia sería muy numerosa, en realidad él vio solamente un miembro de esa descendencia, a su hijo, en su vejez, contra toda posibilidad. Abraham "creyó en esperanza contra esperanza" y "le fue contado por justicia". El estaba seguro que Dios cumpliría su promesa en el tiempo indicado. Recuerda, las promesas de Dios para tu vida llegarán a su tiempo, no te desesperes, no pierdas la fe aunque parezca imposible. Dios es el Dios que lo imposible lo hace posible.

Abraham al obedecer a Dios recibió la promesa de que la tierra que estaba pisando sería para él y su descendencia. La genuina fe del patriarca brilla con intensidad, cuando comprendemos que el único pedazo de tierra del cual era dueño fue la heredad con la cueva donde sepultó a Sara su amada esposa de tantos años. La promesa fue que Palestina sería para él y su descendencia, y creyó con todo su corazón a pesar de que solamente tuvo el título de propiedad de una tumba. Probablemente te desesperes porque no veas el cumplimiento total de las promesas que Dios te ha dado, pero Dios no fallará. Si Dios te dijo que daría la tierra, te la dará aunque solamente seas dueño de una tumba. 

Abraham es el Padre de la fe porque puso a Dios en primer lugar en su vida. Tuvo total confianza en Dios y sus recursos, creyó que Dios cumpliría lo que le prometió. Confía en Dios, descansa en su poder, cree que Dios utilizará todos sus recursos a tu favor y que está enfocado en tu felicidad y bienestar. Abraham así lo hizo y Dios lo prosperó abundantemente. Por esa fe incondicional para Dios, ABRAHAM es el Padre de la fe.

Abraham, Padre de la fe

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: