El aborto en Paraguay

Muchos de los problemas locales y regionales actuales se deben a que nadie acostumbra a leer. Según estadísticas, en Paraguay se leen solo 0,25 libros por habitante al año, dato preocupante ¿no? Probablemente, si seguís leyendo es porque lees más de 0,25 libros por año.

Pasando a la razón principal de este post, con un tema latente actualmente (en Paraguay nos indignamos por temporadas, no dura mucho) y controversial como lo es el aborto, no podía quedar ajeno al mar de opiniones y posturas que se vienen presentando. Como es sabido, cada quién tiene sus fundamentos sus razones pero ¿realmente algo tan complejo y que abarca a semejante cantidad de personas puede quedar en manos del subjetivismo y la decisión del rollo? No podemos decir solamente “si” o “no”, al menos sin realizar un minucioso análisis y brindar las posibles soluciones.

Supongamos que hoy en día estamos de acuerdo con el “sí”, despenalizamos el aborto así como está la Ley. Tengo entendido que la propuesta sugiere la modificación de los Artículos 14º Inc. 18, y 109º del Código Penal actual, los cuales rezan:

Artículo 14. Definiciones

“…18º.- feto: embrión del ser humano hasta el momento del parto”.

Artículo 109.- Aborto.

1°.- El que matare a un feto será castigado con pena privativa de libertad de hasta cinco años. Se castigará también la tentativa.

2°.- La pena podrá ser aumentada hasta ocho años, cuando el autor: 1. obrara sin consentimiento de la embarazada; o 2. Con su intervención causara el peligro serio de que la embarazada muera o sufra una lesión grave.

3°.- Cuando el hecho se realizare por la embarazada, actuando ella sola o facilitando la intervención de un tercero, la pena privativa de libertad será de hasta dos años. En este caso no se castigará la tentativa. En la medición de la pena se considerará, especialmente, si el hecho haya sido motivado por la falta del apoyo garantizado al niño en la Constitución.

4°.- No obra antijurídicamente el que produjera indirectamente la muerte de un feto, si esto, según los conocimientos y las experiencias del arte médico, fuera necesario para proteger de un peligro serio la vida de la madre.

(El Art. 14 Inc. 18 y el Art. 109 corresponden a la Ley Modificatoria del CP 3.440/08).

Según las propuestas el Art. 14 cambiaría la definición de “feto” a “producto de la concepción con posterioridad a la duodécima semana de embarazo hasta el momento del parto”, lo cual puede estar bien como no, en ambos casos la Ley sigue igual porque se trata de una mera definición, yo preferiría una definición más humana que “producto” en vista a que se trata de un ser humano nonato, pero bueno, el caso es que cambiaría nuestra definición de feto. Hecho que traería consigo la idea de que anterior a las 12 semanas de gestación, lo que está dentro del útero es algo pasible de que lo matemos, algo desechable, sería solo posterior a las 12 semanas que ya pasa a ser un embrión, obra maestra de la creación humana, etc. Según tengo entendido, recién después de ese periodo de gestación científicamente .

También según las modificaciones propuestas, en el Art. 109 se incluiría un inciso que expresaría que no obra antijurídicamente de quien recurre a un aborto en caso de una violación o un abuso sexual, el cual es el punto real a debatir, porque si proponemos justificar una muerte innecesaria por el hecho que ocasionó el embarazo, totalmente no deseado por cierto, estaríamos también promoviendo la pena de muerte en cierto sentido. La diferencia de este caso, es que la persona, ser, embrión, feto, producto de la concepción, no tiene ninguna incidencia en la justificación de su muerte, es un ser totalmente indefenso e inocente que está pagando con la muerte una pena de la cual no es culpable. En este punto, personalmente no me es difícil definir qué es lo correcto de lo incorrecto, siendo directos, lo que está mal desde un principio es que alguien viole a otra persona. Pero el quid de este post es el aborto, por lo que en el caso de que esto se dé, estamos ante un perjudicado mortal y una persona destruida moralmente que no tiene decisión total (o al menos legal) sobre su actuar. Soluciones posibles estoy seguro de que las hay, se puede fomentar sistemas de castración, como también formas menos radicales, como la educación integral de las personas desde temprana edad. Verán, desde mi parecer objetivo, es más fácil instruir a las personas a que se comporten como moralmente debe ser a castigarlas, pero para eso necesitamos un sistema educativo integro para tal finalidad, con personas que trabajen estricta y correctamente en base a sus funciones. Ya que, el sistema actual es viable, en todo sentido, los instrumentos los hay, solo falta que las personas que lo complementen sean las adecuadas para ello, como así también en los agentes reguladores. Cuando existe un verdadero orden y la debida responsabilidad de las personas dentro de un sistema, dichos sistemas funcionan. Existen países con modelos de educación en los cuales la delincuencia descendió a niveles tales, que las cárceles cerraron por falta de internos, por lo que es posible.

La educación es la respuesta, la educación integral es la camiseta Nº 10. El aborto se evita cuando la persona ni siquiera tiene intención de violar a otra, porque esa persona sabe que eso es inmoral. Ahí recién combatimos el aborto, no cuando se cruzan opiniones en Facebook ni cuando salimos con pañuelos de colores distintos a gritar a una plaza.

Continuando con el análisis del Art. 109, si lo leemos con detenimiento, en su Inc. 1º, entendemos que, el que mata o realiza el aborto, fuera el/la doctor/a, licenciado/a, carnicero/a, etc. que realiza la acción, no así la madre en cuestión, es el que sería penalizado. Punto a explayar más adelante (*).

En su Inc. 2°, habla de la posible pena de hasta 8 años si obrara sin consentimiento de la embarazada, situación que pasaría a estar despenalizada también si lo que queremos es despenalizar todo así como está, por lo que es importante instruirse bien antes de querer cambiar algo tan complejo como un código de leyes y algo tan polémico como el aborto (punto una vez más para la educación).

En el Inc. 3°. es donde los conservacionistas no tienen sustento para el debate, porque Cuando el hecho se realizare por la embarazada, actuando ella sola o facilitando la intervención de un tercero, la pena privativa de libertad será de hasta dos años. En este caso no se castigará la tentativa. En la medición de la pena se considerará, especialmente, si el hecho haya sido motivado por la falta del apoyo garantizado al niño en la Constitución. Ahí tenemos la ya famosa frase “los PRO Vida no quieren que aborte, pero tampoco ayudan en nada cuando el bebé nace”.
Nuevamente, volvemos a los sistemas y a la gente correcta para realizar sus debidas funciones, si existiera un fondo, destinado para tales situaciones (se llaman subsidios) podríamos entrar en la debida defensa de nuestras opiniones. Pero sabemos bien que si se trata de fondos del Estado, también estamos hablando del precioso y bonito desvío de los tales. Por lo que, considerando los elementos de: Estado, Sistema, Gente Idónea. La única forma de hacer una conjunción correcta de todos ellos es con…. EDUCACIÓN! Cualquier persona que haya tenido la formación correcta va a saber que la inmoralidad con actos corruptos hace muchísimo daño a la sociedad para la que trabaja.

Inc. 4°.- En este punto, solamente comento que si lo que quieren hacer es abortar, solo debería ser accidental y/o propiciar un peligro para la madre seguir el embarazo. Situación que se puede dar pero, ¿correrían grave peligro a propósito solo por eliminar de su vientre un embrión?

Bueno, suponiendo que ocurre la despenalización mediante la modificación de estos artículos es “legal” en ciertos casos, pero déjenme decirles que eso no cambia mucho las cosas. Cambiando el Código Penal solamente y no cambiando la Constitución Nacional, el aborto seguiría siendo ilegal, ya que iría en contra de ella, incluso en contra de un TRATADO INTERNACIONAL, cuyos artículos en particular serían los siguientes:

De la Constitución Nacional

SECCIÓN I. DE LA VIDA, el Artículo 4 - DEL DERECHO A LA VIDA

El derecho a la vida es inherente a la persona humana. Se garantiza su protección, en general, desde la concepción. Queda abolida la pena de muerte. Toda persona será protegida por el Estado en su integridad física y psíquica, así como en su honor y en su reputación. La ley reglamentará la liberta de las personas para disponer de su propio cuerpo, sólo con fines científicos o médicos.

Artículo 137 - DE LA SUPREMACÍA DE LA CONSTITUCIÓN

La ley suprema de la República es la Constitución. Esta, los tratados, convenios y acuerdos internacionales aprobados y ratificados, las leyes dictadas por el Congreso y otras disposiciones jurídicas de inferior jerarquía, sancionadas en consecuencia, integran el derecho positivo nacional en el orden de prelación enunciado.

Quienquiera que intente cambiar dicho orden, al margen de los procedimientos previstos en esta Constitución, incurrirá en los delitos que se tipificarán y penarán en la ley. (*Código Penal Art. 273)

Esta Constitución no perderá su vigencia ni dejará de observarse por actos de fuerza o fuera derogada por cualquier otro medio distinto del que ella dispone.

Carecen de validez todas las disposiciones o actos de autoridad opuestos a lo establecido en esta Constitución.

Y RESPECTO A Convención Americana sobre Derechos Humanos

Capitulo II – Derechos Civiles y Políticos

Artículo 4. Derecho a la vida

Toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estará protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepción. Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente.

Considerando los enunciados mencionados, lamento informar que la lucha por cambiar el Código Penal en Paraguay para transformarlo en Pro Aborto, sería en vano. Ya que según los niveles de prelación existentes la Constitución está por encima de todas las demás Leyes y una Ley de inferior rango que la contradice carece de validez. Con esto no estoy diciendo que transformando la Constitución y la Convención Americana sobre Derechos Humanos no se pueda algún día legalizar el aborto, solo que hay que cambiar demasiadas cosas y hoy en día, no lo veo posible.

Suponiendo a estas alturas que los planetas se alinean y se consigue transgredir todo el ordenamiento legislativo necesario para cambiar lo que ya está establecido, y despenalizamos el aborto, tenemos una última figura que cambiar. Mejor dicho, tendríamos que cambiar un juramento. Se trata del Juramento Hipocrático, al cual se comprometen los profesionales de la medicina cuando son admitidos como tales, el cual dice así:

En el momento de ser admitido entre los miembros de la profesión médica, me comprometo solemnemente a consagrar mi vida al servicio de la humanidad.

Conservaré a mis maestros el respeto y el reconocimiento del que son acreedores.

Desempeñaré mi arte con conciencia y dignidad. La salud y la vida del enfermo serán las primeras de mis preocupaciones.

Respetaré el secreto de quien haya confiado en mí.

Mantendré, en todas las medidas de mi medio, el honor y las nobles tradiciones de la profesión médica. Mis colegas serán mis hermanos.

No permitiré que entre mi deber y mi enfermo vengan a interponerse consideraciones de religión, de nacionalidad, de raza, partido o clase.

Tendré absoluto respeto por la vida humana.

Aun bajo amenazas, no admitiré utilizar mis conocimientos médicos contra las leyes de la humanidad.

Hago estas promesas solemnemente, libremente, por mi honor.”

Me refiero a los doctores porque dudo mucho que si legalizamos el aborto dejemos esa práctica en manos de un abogado o un electricista. Y si no estamos dispuestos a cambiar el juramento de los mismos, estos en muchos casos no creo que estén de acuerdo con realizar un aborto. Y en el caso de que quisiéramos obligar a un profesional de la salud a cometer abortos, deberíamos cambiar otros artículos del Código Penal (hecho que no está contemplado en la supuesta actualización jurídica abortista), como los que hablan del Dolo, de la Coacción, entre otros. Verán, tampoco es legal obligar a una persona a realizar algo que no quiere.

Mi postura, más allá de todo bando o lado Pro lo que sea, es que cada uno si quiere hacer un país mejor, que se instruya para tales fines pero incluso más allá de la educación que uno recibe, que la honre y sea una persona íntegra, moralmente hablando. En casi todos los entes públicos o estatales tenemos personas que no hacen su trabajo con la debida responsabilidad, y todo se conecta de alguna forma, todo a la larga o la corta nos afecta. Por dar un ejemplo, ese niño que de chico aprendió con violencia, de grande va a seguir ese ejemplo, de violencia física estás a un paso o dos de la violencia sexual. Por dar otro ejemplo, un muchacho que tuvo buena formación, pero de grande se desvía y se deja llevar por la vida fácil de las coimas, deja de fiscalizar como se debe o deja de legislar como tiene que ser, solamente enseña que la corrupción ayuda a conseguir más dinero que trabajando honestamente. Qué diferencia hay entre una persona mal y otra bien formada?, solamente la integridad de cada uno puede determinar eso. Podes empezar bien, como mal, tener los medios para ser un gran ingeniero, arquitecto, abogado, doctor, etc. como no, pero al fin y al cabo solo tu formación moral es la que define qué clase de persona uno es y de ahí, como se comporta uno en su obrar día a día, laboralmente, socialmente, etc.

Una vez más, y por siempre, la educación fue, es y será la solución a todo. Y no solo la que nos dan en la escuela, colegio, facultad y otros, si no a la educación integral que recibimos en la casa. Que nos enseña a ser hijos, a ser hermanos, a ser padres, a ser tíos, a ser primos.

Mi frase de siempre, seamos personas.

* Artículo 273.- Atentado contra el orden constitucional

1º El que intentara lograr o lograra cambios del orden constitucional fuera de los procedimientos previstos en la Constitución, será castigado con pena privativa de libertad de hasta cinco años.

2º Se entenderá como orden constitucional la configuración de la República del Paraguay como Estado, conforme lo disponen los artículos 1 al 3 de la Constitución.

Fuentes

Constitución Nacional del Paraguay

Convención Americana de los Derechos Humanos

Código Penal Paraguayo

Ley 3440/08 Que modifica el Código Penal Paraguayo

Juramento Hipocrático de la Convención de Ginebra

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: