Un día de verano, jugando con mis hijos mientras hacíamos un picnic decidimos recoger tréboles de cuatro hojas.-

Las niñas se volvieron locas buscando, recorrieron todo el lugar en busca de tréboles de cuatro hojas y nada...

El bebé jugaba con el pasto y si encontró alguno aún no lo sé, porque lo mas probable es que se lo haya comido.-

Entretanto yo sin prisa y sin mucha atención empecé a encontrarlos....5 en total encontré esa tarde en ese precioso lugar, le regalé uno a Julieta que me lo pidió desesperada como si fuera algún artículo mágico en realidad...cuatro me guardé  para mi, ya que a Matilda, cosa que era de esperarse, no le interesaron en lo más mínimo y a Gaspar… para que seguir  llenándole la panza de pasto...

Al llegar a la casa los guardé en un sobre que suelo utilizar para recuerdos importantes o  tarjetas de trámites en espera y casi sin darme cuenta pedí un deseo...a los 40 quiero ser millonaria!!!

En ese entonces  me faltaban como seis meses para cumplir los cuarenta y siempre soñé que al llegar a esa edad me  encontraría en una posición determinada en la vida, ya había pasado "de todo un poco" y había trabajado duro casi toda  mi vida y muy en mi interior había decidido que el límite serían los cuarenta para cosechar todo lo que había sembrado.-

Fue así que me encontré jugando juegos de azar y metiendo los boletos dentro del sobre con los tréboles...para darles fuerza.-

A medida que se fue acercando la fecha de mi cumpleaños me emocionaba cada vez mas...ya faltaba poco, al fin mi  sueño se iba a realizar!!!

Llegó el día y hasta ese entonces no había "pasado nada"...pero como mi optimismo me caracteriza me dije...los cuarenta duran un año entero, así que todavía hay tiempo!!!

Pero no tuvo que pasar mucho, sino solo dos meses después de mi cumpleaños en que me desperté, miré a mi

alrededor, vi a Gaspar que ya está caminando y ahora cambió su dieta de pasto por papel , a Julieta casi adolescente a  pesar de que aún le faltan varios añitos para ello, Matilda chispeante como siempre y con su nuevo corte de pelo que  según ella parece una corona, vi también a mi esposo y a pesar de que no soy nada romántica vi al tipazo que el destino  me puso enfrente en aquel dichoso momento en el que traté de esquivarlo,  sin éxito alguno,  por suerte....

Fue pues entonces,  a los cuarenta y dos meses que coseché todo lo que había sembrado y al fin fui millonaria!!!!!

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: