El presidente del Gobierno  español está convencido de que las reformas puestas en marcha por su Gobierno van a permitir la recuperación del empleo. Enciende una vela, se casca una bata que no se pondría Demis Roussos, le saca brillo a la bola de cristal, corona su cabeza con un turbante ornado con pedrería, y magia potagia, comienza con sus augurios. Se arremanga, abre esos ojos de cervatillo abandonado que Dios le ha dado como si los tuviera apuntalados, enarca sus cautivadoras cejas y, nada por aquí, nada por allá (se lo ha pulido todo), comunica que los datos sobre el desempleo mejorarán con toda seguridad a partir de este mes. Se lo ha soplado al oído una voz del otro mundo (el de Yupi, donde viven su conocimiento y su espíritu). Lo paranormal se adueña de las riendas del Estado.

 

Se enfada con el incrédulo, con el desconfiado, con el receloso y escéptico líder de la oposición Rajoy, y le manda a hablar con Dios. Y como se le ponga chulo, le enciende dos velas negras que le crujan y le envíen a las calderas de Pedro Botero. El oráculo ha dictado sentencia; el mes que viene, todo será cojonudo, maravilloso. Qué más da que el dinero esté más caro, o que suban los combustibles, o las hipotecas, o que se siga destruyendo empleo, o que cada vez más españoles estén aporreando las puertas de la pobreza (la relativa y la que no lo es). Zapatero vaticina, predice bonanza y trabajo. Y hay que creerle, sí o sí. Y el que no fíe en su profecía, se someterá a la condenación eterna por antipatriota, por traidor.

 

Sólo de pensar lo que queda hasta las generales del año que viene (si la cordura no lo remedia antes), se me parte el alma. Desesperado me tiene el brujo pirujo que todo lo sabe y que no sabe nada.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: